17 formas para revisar tu racismo

Desde la teoría, las personas blancas entienden de las diferencias, pero no pueden internalizar que la experiencia de efectivamente habitar este mundo es muy distinta para las personas negras, de color o indígenas, con respecto a la de ellos. Todo el tiempo, todos los días, desde que tengo memoria, me pregunto: ¿cómo le hago ver a esta persona que está actuando y diciendo esto desde su privilegio blanco? ¿Cómo hago para que tome conciencia que sus palabras discriminan y oprimen? Por eso, si el Internet hace su magia, quizás esta lista llegue a gente blanca que esté dispuesta a escuchar y a replantearse un par de cosas. 

Sos racista, aunque no sea tu intención

La experiencia de vida de todas las personas que habitamos este planeta está teñida por el privilegio blanco, los que lo tienen, usufructúan y se benefician y los que no.  Ser parte de una minoría, ya sea de clase, LGBTQI+ o ser mujer o discapacitadx, no excluye a alguien de poseer privilegio blanco y, por ende, de tener actitudes racistas.

“Yo soy argentina”

Esta no es la primera vez que alguien me increpa por mi negritud – preguntarme hasta el hartazgo de “¿dónde es tu familia?” para entender cómo es que soy negra y tengo un acento tan porteño, en definitiva, cómo y porqué existo en este suelo.