Liberal y progresista

Al final toda esta historia de ser fascista, demócrata, liberal y progresista a la vez, se resume estupendamente con el refranero popular: “No se puede estar bien con Dios y con el diablo.” Aprendan a gestionar como puedan su disonancia ludonarrativa política.

Ver más Liberal y progresista