Tenga nuestro desprecio, Señora alcaldesa de París

no les parece bien que las mujer negras se empoderen en soledad. Si un colectivo afrofeminista decide tener espacios propios sin asistencia de mujeres u hombres blancos saltan todas las alarmas. Están discriminando!!!! acabemos con ellas!!! es fascismo negro!!!! (lo que una tiene que escuchar…brrrrrrrr)