Nunca ha sido pelo malo

A nosotras, las negras mujeres, desde que ocurrió lo que llaman “la conquista” junto con todas las imposiciones que vinieron detrás de ella, se nos dijo que la textura natural de nuestro pelo no era bella o presentable, o profesional, o bien vista o aseada o peinada. Es decir, nuestro pelo, su forma, como crece y como vive, nos la han prohibido.

El descaro de la apropiación cultural

La dinámica de poder implícita en todo acto de apropiación cultural deja claro que solo existe cuando viene desde aquellas personas que integran la cultura occidental dominante en detrimento de las culturas históricamente reprimidas.