Por qué la opresión inversa simplemente no existe

*Texto publicado originalmente en Everyday Feminism y traducido y reproduciso en Afroféminas con su permiso y según sus normas.

Es un argumento común que enfrentamos aquellas de nosotras, todas nosotras, que trabajamos en movimientos de justicia social: el hombre de paja de la opresión inversa. Incluso dentro de la multitud de personas que son “socialmente conscientes” entre comillas, este argumento aparece de vez en cuando.

“Sí, las mujeres negras son hermosas, pero creo que lo que quieres decir es que todas las mujeres son hermosas”, dicen.

“¿Pero decirle a los hombres que ‘se sienten y se callen’ no es también sexista?” reflexionan.

“Pero en el diccionario”, comienzan.

Y nosotras, veteranas experimentadas en la guerra contra la opresión , sabemos que la batalla ya está perdida.

Es difícil convencer a alguien de que ha entendido mal un concepto cuando su comprensión del mundo (aunque equivocada) depende de la existencia de la falsedad en cuestión.

Sin embargo, es cierto que la opresión inversa, como el “racismo inverso”, el “privilegio femenino” y (por tanto, ayúdame Dios) la “cisfobia” , no puede existir. ¡Porque la propia naturaleza de la opresión no lo permitirá!

No creo que las personas que abogan por la opresión inversa sean deliberadamente ignorantes; Creo que están equivocadas. ¿Y quién puede culparlas? Todas hemos interiorizado ideas y valores opresivos.

Tenemos que ser capaces de perdonarnos a nosotras mismas por eso y, en lugar de reprendernos a nosotras mismas, gastar nuestra energía trabajando hacia el cambio.

Algunas personas acaban de internalizar la noción (opresiva) de que la experiencia vivida de la opresión es libre y está disponible para tod@s, eh, ¡¿y de alguna manera envidiable?!

Y necesitamos desesperadamente, desesperadamente, romper eso.

Así que comencemos aquí.

El diccionario

Bájalo. Cierra ese navegador web. Y para aquellas de vosotras que sé que van a publicar definiciones de diccionario en la sección de comentarios incluso antes de leer el artículo,. … no tengo nada que decirles. Solo para.

Merriam-Webster no es tu amiga hoy.

El diccionario, para empezar, es un recurso muy trillado para usar cuando se discuten temas complejos.

Puedes mostrarme la definición de “planta” si quieres, pero eso no te convierte en un botánico. De manera similar, la definición de “racismo” que tú tienes en el diccionario, por ejemplo, no te convierte en un estudiosa de la sociología.

Y no estoy diciendo que todas en el movimiento por la justicia social sean eruditos, aunque, obviamente, algunos de nosotras lo somos, pero aquellas de nosotras que hemos hecho el trabajo duro para desentrañar los privilegios y desaprender la socialización estamos obteniendo nuestra información de los grandes. No del diccionario.

El diccionario no es Kimberlé Crenshaw . El diccionario no es Derrick Bell o Patricia J. Williams o Mari Matsuda.

¿Quieres una definición sencilla y superficial de “racismo” para respaldar tu punto de vista sin fundamento? Ves al diccionario. Pero si deseas aplicar la lente de la Teoría Crítica de la Raza a una conversación sobre el poder y la opresión, entonces debes ir a los trabajos seminales de las personas de arriba, ¡o al menos a algunas fuentes secundarias!

El diccionario es una gran herramienta.

Demonios, uso el diccionario todo el tiempo porque siempre confundo “asegurar” y “garantizar”, y siempre quiero usar palabras elegantes sin saber realmente si tienen sentido en contexto.

Y para eso está el diccionario: para darte una definición rápida con la que trabajar.

Pero el diccionario no tiene profundidad.

El diccionario es más novato que yo cuando me pidieron que hablara sobre temas que solo entendía marginalmente, pero quería desesperadamente tener una opinión. Lo hice ​​torpemente, tratando de encontrar sentido, pero solo teniendo un párrafo (¡si es así!), de información para empezar.

Simplemente no es suficiente.

El diccionario te dirá que puedes combinar azul y rojo para obtener morado. Pero pídele a un artista visual que te explique el concepto de “púrpura” y te dejará boquiabierto.

¿Y no crees que un concepto como la opresión merece el mismo respeto?

Además, quiero contaros un secreto sobre el diccionario: es, en sí mismo, una fuerza opresiva. Todos los recursos que se ocupan de “las reglas” del lenguaje lo son .

Aunque los diccionarios más antiguos se remontan a Mesopotamia (¿quién se sorprende? Muéstrame algo que no se remonta a Mesopotamia), el primer diccionario de inglés fue creado en 1604 por un tipo llamado Robert Cawdrey, un tipo blanco.

Y como no quiero aburrirte con la historia de la lengua inglesa (aunque seguramente lo haré si quieres), resumiré una larga historia:

Cada hito de la creación del diccionario de inglés fue logrado por (sí) un hombre blanco, en la búsqueda de un ” estándar de nuestro idioma … en el sentido superior”, que suena como un lenguaje muy ampuloso.

Y sé que debido a que este es un artículo sobre la inexistencia de la opresión inversa, hay personas que se quejan del tipo de “¿Qué les pasa a los hombres blancos?”.

Así que dejaré que la increíblemente brillante Audre Lorde explique por qué usar un recurso creado por una fuerza opresiva para desenredar el concepto de opresión no tiene ningún sentido: “Las herramientas del maestro nunca desmantelarán la casa del maestro”.

La jerarquía

Ahora que entendemos mejor lo que no es la opresión, hablemos entonces de lo que es la opresión.

Mira, el problema con la definición del diccionario de “sexismo”, por ejemplo, es que postula que el sexismo es “prejuicio, estereotipos o discriminación … por motivos de sexo” o “trato injusto de las personas por su sexo”.

Ahora, lo bueno es que el diccionario está empezando a ponerse al día con la noción de que, en general, el sexismo ocurre contra las mujeres (y digo “en general” no para inferir que es posible ser sexista contra los hombres, sino que el sexismo también afecta a las personas trans y personas queer), y las definiciones están comenzando a reflejar eso.

Pero lo que el diccionario, y mucha gente que está utilizando este argumento no sabe, es que el sexismo no es solo prejuicio, estereotipos y discriminación (aunque todas esas cosas son definitivamente malas).

El sexismo es una forma de opresión.

Si lo piensas en forma de jerarquía, veráa que sí, todas las personas pueden experimentar estereotipos (suposiciones de que todas las personas en un grupo son similares), prejuicios (disgusto hacia un grupo basado en esos estereotipos) y discriminación (denegando el acceso a los recursos en base a ese prejuicio).

Sin embargo, solo las personas oprimidas experimentan todo eso además de la violencia institucionalizada y el borrado sistemático.

Ves, y por eso no es posible ser sexista contra los hombres.

Porque puedes estereotipar a los hombres. Y puedes tener prejuicios contra los hombres. Y también puedes discriminar a los hombres. ¡Y nada de eso está bien! Pero la opresión, porque está institucionalizada y es sistemática, es otro nivel por completo.

Permítame explicarlo, volviendo al artículo que escribí sobre el privilegio delgado y un recurso que utilizo allí.

“La opresión” , escribo en ese artículo, “es un tipo especial de problema”. Y hay cuatro razones por las que.

1. Es omnipresente

Está entretejido a través de las instituciones sociales, así como incrustado en la conciencia individual.

No se trata de que una persona sea un idiota con otra. No se trata de que una mujer haga bromas “misandristas” en Twitter. No se trata de la única vez que viste a un policía negro detener a un hombre blanco aparentemente sin motivo.

Se trata de un valor cultural que es sistemático en el sentido de que existe dentro del tejido mismo de nuestra sociedad y se practica (aunque a menudo de manera inconsciente) en las mismas instituciones en las que nos han enseñado a confiar, ya sabes, como el exclusivo cis-blanco diccionario escrito por hombres.

Se trata de una actitud que está tan profundamente arraigada en nuestras mentes que actuamos sin pensar.

Se trata de una fuerza que nos rodea e influye en nuestras relaciones con nosotras mismas y con los demás.

Por ejemplo, observa lo que sucede si hace una broma “sexista” sobre los hombres. ¿Cuántos hombres correrán para defender que #NotAllMen hacen eso? Pero si haces una broma sexista sobre las mujeres, ¿cuántos de esos hombres corren en defensa de las mujeres?

Demonios, ¿cuántas mujeres corren en defensa de las mujeres ? ¿Y a cuántas de las pocas mujeres que lo hacen se les dice que “no pueden aceptar una broma”?

La gente está más dispuesta a ser cómplice de los chistes sexistas porque la creencia cultural de que las mujeres son algo de lo que reírse está muy extendida.

2. Es restrictivo

Es decir, los límites estructurales moldean significativamente las oportunidades de vida de una persona y el sentido de posibilidad de formas más allá del control del individuo.

Mira los ejemplos de privilegio masculino, privilegio blanco, privilegio cristiano, privilegio heterosexual y privilegio delgado .

En virtud de no tener acceso a estos privilegios, las vidas de las personas oprimidas son limitadas.

Por ejemplo, es probable que se eduque a las mujeres para que crean que su valor está vinculado directamente a su belleza, que no importa cuán inteligentes, exitosas o logradas sean, sus vidas todavía están restringidas a su atractivo sexual .

¿Quiere un gran ejemplo de las formas en que se restringen las vidas de las personas oprimidas? Echa un vistazo entre los vasos comunicantes de la escuela a la prisión, solo una de las muchas formas terribles en las que el complejo industrial de la prisión limita la vida de las personas racializadas.

Mientras tanto, en la mayoría de los estados, las parejas del mismo sexo todavía no pueden adoptar niños sin acudir a un juez para obtener su aprobación , lo cual está completamente fuera de su control.

Y en muchos casos, las personas trans y no conformes con el género no pueden usar un baño público de manera segura y sin cuestionar. ¡Habla de restricción!

Podría continuar, pero lo entiendes ahora, ¿verdad?

3. Es jerárquico

Es decir, la opresión posiciona a un grupo como “mejor” que otro.

Los grupos dominantes o privilegiados se benefician, a menudo de manera inconsciente, del desempoderamiento de los grupos subordinados o objetivo.

Como persona delgada, por ejemplo, y por lo tanto, alguien que no está oprimida por la gordofobia, esto puede parecer tan simple comotener más posibilidades de salir con otras personas.

¿Alguna vez ha examinado la sección de anuncios personales de Craigs List? Yo tengo. ( Juro que fue para una tarea de la escuela de posgrado). Y no recuerdo haber visto ninguna vez en el apartado de gustos que ponga “ABTENERSE DELGAD@S”. Pero “¿No gordas?” Lo encontrarás en todas partes.

Esa es una forma en que me beneficio de la discriminación por la gorodofobia.

También puedes observar las formas en que el colorismo (o el matizismo) afecta a las comunidades racializadas si desea ver una jerarquía opresiva en juego.

Debido a la supremacía blanca y los efectos persistentes de la colonización, las personas con piel más clara se consideran más atractivas, lo que también les permite un mayor acceso a otras asociaciones positivas, como riqueza, formación, etc.

Para que un grupo esté en la cima, hay muchos otros que tienen que caer por debajo.

Eso es opresión.

4. El grupo dominante tiene el poder de definir la realidad

Es decir, determinan el status quo: lo que es “normal”, “real” o “correcto”.

He tomado el ejemplo de mi diccionario de antes: si los hombres blancos están a cargo de definir los límites de nuestro lenguaje común, entonces están a cargo de ese aspecto de nuestra realidad.

Otra gran forma en que esto funciona es en la falta de diversas representaciones de los medios.

Si tú es una niña discapacitada que crece y mira la televisión, y todo lo que alguna vez está expuesto son personas sanas como norma, entonces, ¿qué te informa eso sobre tu propia existencia?

Además, si los hombres tienen el control de los medios de comunicación (y lo están, más del 95% de los puestos de influencia en los medios de comunicación los ocupan hombres), ¿qué efecto tiene eso en las historias sobre mujeres?

Si las narrativas sobre las mujeres están siendo controladas por los hombres, ¿lo que se dice sobre las mujeres es realmente exacto , o es “correcto”, “normal”, “real” la feminidad definida (y confinada)?

Un grupo que tiene la oportunidad de definir el mundo tiene mucho poder. Y el poder es la otra cara de la opresión.

Cuando las personas en el poder son estereotipadas o discriminadas, por terrible que sea, no es el resultado de la subyugación, independientemente de lo que te diga el diccionario. Esas actitudes negativas hacia las personas privilegiadas no son generalizadas, restrictivas ni jerárquicas.

Es decir, no están perdiendo nada solo porque las palabras, acciones o creencias de alguien hayan sido hirientes, o incluso dañinas.

Y esa es una diferencia significativa.

La opresión no puede existir sin una fuerza de poder detrás de ella. Y esta es exactamente la razón por la que la idea de que un grupo dominante sea subyugado es tan ridícula, porque ¿qué fuerza lo impulsa?

Tenemos que hablar sobre las formas en que las personas conceptualizan sus experiencias. Pero cuando intentamos hacer esto trazando equivalencias falsas entre experiencias, no entendemos los matices, y eso no ayuda a nadie, ni siquiera al hombre de paja.


Melissa A. Fabello, editora adjunta de Everyday Feminism, es educadora en sexualidad, activista de trastornos alimentarios e imagen corporal y bloguera de alfabetización mediática con sede en Filadelfia.  Tiene una licenciatura en educación inglesa de la Universidad de Boston y una maestría en Educación Sexual de la Widener University. Actualmente está trabajando en su doctorado. Se la puede contactar en Twitter  @fyeahmfabello .


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.