4 razones por las que no estás ayudando a que el racismo desaparezca negándote a hablar de él

Publicado originalmente en everyday feminism

Entiendo el impulso de no querer hablar de racismo. Es más fácil taparnos los oídos y esperar que si ignoramos el problema el tiempo suficiente, las cosas eventualmente se resolverán por sí solas.

Solía ​​enfadarme cada vez que alguien me preguntaba sobre mis experiencias con el racismo. Negaba su existencia, porque aceptar que fui víctima del racismo abría un melón con el que no estaba preparada para lidiar. Le decía a la gente que me negaba a caer en la trampa de ” victimizarme ” a mí misma, y me proponía como objetivo mostrarle a la gente que tenía la piel dura.

Sin embargo, ninguna de estas acciones y procesos de pensamiento hizo que desapareciera el racismo que me habían lanzado. Todo lo que hizo fue exacerbar mi dolor, y mi silencio hizo que el racismo fuera aún más desenfrenado.

Cuando era la única asiática en una iglesia totalmente blanca, me apodaron “Ching Chong” como muestra de afecto. A pesar de que me devastó, fingí reír porque no quería parecer que me molestaba lo que estaba sucediendo. No quería reforzar el estereotipo de que los asiáticos “no tienen sentido del humor”.

También me hacían luz de gas, y mi voz interior seguía diciendo: “No necesitas corregirlos, no es tan malo; estás siendo hipersensible”.

A medida que pasaba el tiempo, me di cuenta de que mi silencio les dio permiso a estas personas (durante cinco años) para que se sintieran cada vez más cómodas con escupirme ideas supremacistas blancas sin darme cuenta de lo intolerantes que estaban siendo.

Como les dejé llamarme un insulto todos los días, pensaron que también podían decirme cómo entendían la esclavitud como “un mal necesario”, o comenzar las frases con “No soy racista, pero …” seguido de un estereotipo sobre un grupo marginado.

Me quedé de brazos cruzados y dejé que sucediera, y no fue hasta años después en terapia cuando me di cuenta de lo traumática que fue esta experiencia.

Hoy en día, cuando alguien dice algo aparentemente racista, no lo dejo pasar. Expreso mis sentimientos y mis experiencias personales. Y aunque a veces hay resistencia, ha proporcionado a las personas una perspectiva que de otro modo no habrían tenido.

No fue hasta que comencé a hablar en contra del racismo que las relaciones raciales en mi propia vida personal mejoraron.

Creo que si usáramos mis experiencias personales y las aplicamos a nuestra cultura, las relaciones raciales también mejorarían en la sociedad.

Me gustaría compartir lo que he aprendido. Así que aquí hay cuatro razones por las que negarse a hablar sobre la raza no hará que el racismo desaparezca.

1. Definir el problema’ es el primer paso en el modelo de resolución de problemas

La forma en que se nos enseña sobre la historia es que el racismo es algo horrible que sucedió en el pasado, en lugar de algo que está en curso. Rara vez se nos enseña que el racismo está muy vivo y coleando hoy.

Como resultado, hay mucha negación cada vez que se menciona algo que tenga que ver con el racismo en el pasado para iluminar nuestro presente.

Un ejemplo de este fenómeno es la reacción a un discurso de Michelle Obama cuando era primera dama y vivía en La Casa Blanca. Dijo eque todas las mañanas se despertaba en una casa que habían construído sus antepasados esclavizados. Muchos ciudadanos se sintieron ofendidos por esas palabras.

Desafiaron la precisión de su declaración. Pero incluso si sabían que lo que ella decía era cierto, sentían que incluso mencionar la esclavitud era “divisivo”.

Cuando nosotros, como sociedad, ni siquiera podemos estar de acuerdo en que la esclavitud tiene implicaciones en la vida real en el mundo de hoy o no podemos hacer concesiones simples de que el racismo es horrible y existe en la vida moderna, no estamos abordando el problema.

Y eso significa que ni siquiera estamos siguiendo el primer paso del modelo de resolución de problemas , que es “definir el problema”.

Tiene sentido que definir el problema sea el primer paso. Porque si ni siquiera podemos admitir que existe el racismo, o señalar casos de racismo, ¿cómo podríamos resolver el problema?

La negación es algo que debemos superar. Cuando nuestra sociedad está en estado de negación o es reacia a hablar sobre casos de racismo obvio, el tema se esconde bajo la alfombra, en detrimento de todos.

Incluso cuando hay evidencia en vídeo de personas negras desarmadas (incluidos niños) que reciben disparos de agentes de policía, hay cientos y miles de comentarios de personas que se niegan a reconocer que hay un problema.

Dirán que no conocemos toda la historia. Preguntarán qué hizo la víctima para provocar al oficial de policía. O, si todo lo demás falla, dirán que este fue un incidente aislado, no un problema sistémico.

Ni siquiera estamos cerca de tener una conversación sobre posibles soluciones. Y eso se debe a que muchas personas no piensan que hay aún es un problema a resolver. Esta negación puede parecer inocua, pero en realidad es muy dañina porque permite que el racismo continúe a través de esas negaciones.

Hasta que reconozcamos el problema, seguiremos viendo patrones de violencia, división y discriminación, porque demasiadas personas prefieren permanecer en silencio antes que admitir que hay un problema que resolver.

2. Ignorar el problema es la definición de ignorancia de los libros de texto

La imagen que presenté antes de la persona que cierra los ojos y los oídos hasta que el problema desaparece es un excelente ejemplo de cómo ignorar el problema.

Creo que muchas personas optan por ver a la sociedad como algo intrínsecamente justo, que las personas son tratadas por igual y cualquier caso en el que se produzca discriminación es una aberración más que la norma.

Pero esta es una definición de libro de texto de ignorancia.

La ignorancia significa literalmente falta de conocimiento e información. Al cerrar los ojos y los oídos a los problemas del mundo, se participa activamente en un comportamiento ignorante. E históricamente, ignorar los problemas nunca los ha hecho desaparecer.

Con la llegada de Internet de alta velocidad y las redes sociales, esto se está volviendo más evidente que nunca, porque los problemas que hemos estado ignorando finalmente están saliendo a la superficie.

A fines de la década de 1980, hubo discusiones sobre la brutalidad policial. NWA lanzó su canción “Fuck tha Police”, que denunciaba los problemas entre los negros y las fuerzas del orden.

A principios de la década de los noventa, Rodney King fue golpeado por agentes de policía frente a la cámara. Pero aparte de eso, no había muchas “pruebas” de que esto estuviera sucediendo a gran escala. La mayoría de la gente en E.E.U.U. decidió no creer a los negros cuando dijeron que había un problema.

Ahora que todo el mundo tiene teléfonos móviles y cámaras en todo momento, la publicación de videos de brutalidades policiales se ha disparado. Para las personas que optaron por ignorar estos problemas raciales en los años 90, puede parecer que la policía está matando a personas negras desarmadas a un ritmo mayor. Pero todo lo que realmente está sucediendo es que ahora hay evidencia en video de lo que la gente negra ha estado discutiendo durante años.

Y ahora que hay evidencia de este video y todavía hay una negación masiva, las relaciones raciales están llegando a un punto de ebullición, específicamente con el vitriolo dirigido al movimiento Black Lives Matter , o el contramovimiento pro policial Blue Lives Matter . Los manifestantes, los ciudadanos desarmados y los agentes de policía ahora están siendo asesinados a tiros en las calles .

Cuerpo de miembros 2
Para las personas que están sorprendidas por estos eventos, solo muestra que no han prestado atención durante las últimas décadas, o siglos.

Lo irónico de todo esto es que la palabra ignorancia ha tenido comúnmente una connotación negativa, y muchas personas estarán de acuerdo en que la ignorancia es mala. Pero no tardan ni un segundo más en darse cuenta de que ignorar el problema es, literalmente, actuar como “ignorancia intencionada”.

Quizás, en algún nivel, creen que la ignorancia es intolerancia externa cuando todo lo que tiene que ser es quedarse de brazos cruzados y dejar que sigan sucediendo cosas horribles.

3. Silenciar estas discusiones genera resentimiento con el tiempo.

Hace años, estaba jugando un juego de mesa con algunos amigos cercanos y familiares. Yo era la única persona de racializda allí.

Nos lo pasamos muy bien hablando de nuestras esperanzas y nuestros sueños, abriéndonos unos a otros.

Por un momento, me sentí lo suficientemente cómoda como para compartir ejemplos de racismo que habían sucedido en mi vida. No estaba tratando de hacer que nadie se sintiera incómodo. Simplemente lo estaba compartiendo con ellos.

En el segundo que hice esto, todos miraron hacia abajo y se quedaron extremadamente callados. Casi parecían resentidos de que arruinaría nuestro buen tiempo fastidiando a todos con historias de la vida real sobre mi vida.

Para apaciguarlos, rápidamente abandoné la conversación, hice una broma para romper la tensión y ninguno de nosotros volvió a mencionarlo.

Aún recuerdo esa noche. Pienso en ello todo el tiempo y en lo mucho que me duele que no se tomen un segundo para reconocer lo terrible que fue lo que me había sucedido.

Puede que no les parezca, pero hubiera significado mucho para mí que ellos simplemente validaran mis sentimientos. Le he contado esta historia a varios de mis amigos blancos, y su respuesta suele ser la misma: “Bueno, tal vez simplemente no sabían qué hacer. No sabían cómo solucionar el problema”.

Este es un excelente ejemplo de las diferencias en el lenguaje que he tenido con otras personas blancas, particularmente con los hombres blancos. No es que crea que tener una “mentalidad de resolución de problemas” sea intrínsecamente malo. Al contrario, en ocasiones puede resultar muy útil.

Es que no me gusta mucho la idea de que tiene que ser la forma de pensar predeterminada. El hecho de que sientan que no es importante que mis sentimientos sean validados no significa que no sea inherentemente importante.

Cuando se preguntan qué podrían haber hecho mejor, mi respuesta es, en general, que al menos podrían reconocer que lo que me pasó fue horrible y que expresen su dolor. Más importante aún, lo mínimo que podrían haber hecho es dejarme hablar de ello, dejarme desahogarme, dejarme sacarlo de mi sistema y expresar mis frustraciones con nuestra sociedad.

Si te estás preguntando el valor de hacer eso, se trata de que me quita un poco de la carga del dolor. Pero si ni siquiera se me permite mencionar el racismo sin su extraña incomodidad o su silencioso resentimiento por estar arruinando su buen momento, los sentimientos negativos se quedan conmigo.

Estoy pidiendo tan poco. No estoy pidiendo que me resuelvan el problema. No les estoy pidiendo que salgan y encuentren a las personas que me hicieron daño para vengarse.

Todo lo que pido es un poco de compasión. Todo lo que pido es la capacidad de hablar sobre estos temas sin estar a la defensiva. Todo lo que pido es poder hablar sobre estos casos sin que ellos se lo tomen como algo personal, poniendo su culpa como lo principal de la discusión.

Una cosa es lidiar con la intolerancia absoluta de extraños en Internet. Otra es ser silenciado por su propia familia y amigos. Si ellos, y tantos otros en diferentes circunstancias, hubieran reconocido mis sentimientos, absolutamente no sentiría tanta ira, dolor y resentimiento.

Todo lo que necesito hacer a veces es desahogarme. Si ni siquiera puedo hacer eso, entonces estos sentimientos empeorarán. Muchos de mis amigos racializados me han expresado sentimientos similares, haciéndome saber que están hartos de que sus experiencias sean descartadas categóricamente.

Silenciarnos no soluciona nada. Simplemente acumula resentimiento y nos aleja aún más.

4. Es deshonesto pretender no darse cuenta de la raza y el racismo.

Dado que se nos ha enseñado a vivir en una sociedad en la que ni siquiera nos damos cuenta del racismo, “darse cuenta de la raza” se ha convertido en sinónimo de “racismo”. Pero este es un rechazo deshonesto de la realidad.

Darse cuenta de la raza no te hace racista. Es lo que hace o piensa como resultado de darse cuenta de que podría ser potencialmente dañino o problemático.

Pero dado que muchas personas tienen miedo de que alguien sepa que notaron la raza, preferirían excluirse por completo de las conversaciones, porque ser percibidos como racistas es un dolor demasiado insoportable para experimentar.

Sin embargo, algunas de estas mismas personas son las que se dan cuenta más rápidamente de la raza cuando su raza no está representada. Por ejemplo, cuando Beyoncé hizo su espectáculoen un descanso de la Super Bowl, hubo una gran protesta de mucha gente blanca porque todos sus bailarines eran negros.

Pueden afirmar que solo lo notaron porque era muy deslumbrante; sin embargo, si una persona de racializada se da cuenta de que un programa de televisión o una película es completamente blanca (que es la mayoría de los medios), entonces esa persona racializada está siendo “divisiva”. Este es un doble estándar increíblemente hipócrita y deshonesto.

Cuando se trata de cuestiones de racismo sistémico, estas personas generalmente guardan silencio. Una cosa sería si se mantuvieran en silencio sobre todos los problemas raciales, pero cuando no están representados, demuestra que entienden lo que es sentirse excluidos o sentir que les falta representación.

Para reiterar un punto anterior, no habría nada de malo en notar que Beyoncé tenía todos bailarines negros, o que un remake tiene un elenco completamente negro. Pero cuando el simple hecho de darse cuenta se convierte en rabia por la falta de representación de los blancos (incluso cuando los blancos dominan los medios de comunicación), es cuando se vuelve problemático.

Quizás la parte más desgarradora de esos incidentes es que demuestra que estas personas son capaces de tener discusiones sobre raza si así lo quisieran, pero eligen no hacerlo hasta que les afecte directamente, y mientras lo hacen, afirman “revertir el racismo”.

En su lugar, desearía que usaran sus capacidades para discutir problemas de racismo sistémico, porque cuanto antes todos aborden estos problemas, antes podremos comenzar a encontrar soluciones.

Guardar silencio sobre las relaciones raciales no beneficia a nadie en la sociedad. Hace que todos se enfaden porque hay mucha discriminación y hace que los grupos marginados se sientan inseguros.

Hasta que todos discutamos estos temas (o lo suficiente como para ser una gran mayoría), nuestros problemas seguirán aumentando, porque nunca hemos sido honestos sobre el racismo y nuestro pasado seguirá acechándonos.


Robin Tran es una escritora colaboradora de Evry Day Feminism. Es monologuista y bloguera, y tiene una licenciatura en inglés de UC Irvine. A principios de 2015, Robin se declaró mujer transgénero y desde entonces ha escrito sobre sus experiencias de primera mano. Ha actuado en Improv, Mad House Comedy Club y Comedy Palace, y sus artículos se han publicado en xoJane y Time.com



Sawabona, palabra que proviene del África del sur, significa “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. Si te gusta nuestro contenido con cada donación Ko Fi nos estás diciendo SAWABONA.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.