Comunicado Afroféminas en Colombia. 21 de mayo día de la afrocolombianidad

Es importante saber que, a través de la Ley 725 de 2001 se decretó el día  internacional de la Afrocolombianidad para conmemorar la abolición de la  esclavitud en Colombia, efectuada el 21 de mayo de 1851 mediante la ley 21 de  1851, la cual entró en vigencia el 01 de enero de 1852; al día de hoy ha transcurrido  170 años desde la manumisión de la esclavitud de todes nuestros ancestros que  fueron raptades, despatriades de mama África-subsahariana para ser subyugades  a tratos inhumanos, y comercializades a través del rio Nilo, Océano atlántico, y  Océano Indico. 

Este día es recordado por la diáspora africana, como uno de los innumerables logros  que obtuvieron nuestres guerreras y guerreros africanes al no desfallecer hasta  obtener la libertad, a pesar de que sea limitada, para todes sus descendientes. 

Ahora bien, vale la pena resaltar algunos antecedentes jurídicos y sociales que  conllevaron a que se declarara en Colombia la llamada libertad en el año 1851. De  esta forma, el primer hecho importante a mencionar es el acto valiente de nuestras  ancestras y ancestros cimarrones, que lograron escapar de la institución de la  esclavitud, a través de la construcción de espacios geográficos denominados  palenques. Lugares donde podían ejercer y crear con total libertad sus ideas  económicas,sociales, políticas y culturales. 

Esta lucha, cargada de grandes historias durante la época de la colonia permitió  que luego de la declaración de la independencia, en 1814 fuera sancionada la Ley  de Libertad de Vientres, la cual permitía que las hijas e hijos de las personas negras  esclavizadas nacieran libres, y que prestaran sus servicios como forma de  recompensa por su manutención a los esclavizadores hasta cumplir 16 años. 

Después de esta ley, surgieron distintos decretos que permitían establecer la  libertad de manera gradual, con el fin de que no se perjudicara de manera  económica a quienes ejercían este acto cruel de la esclavitud. En ese contexto, en  el marco de la creación de la Constitución de Cúcuta, se creó la Ley del 21 de julio  de 1821, un texto jurídico que realizó ciertos cambios a la ley sancionada en 1814,  pues si bien establecía que la libertad de las nacidas y nacidos de padres y madres  esclavizados se daba desde el parto, pero la obligación del pago por su  manutención se debía dar a la edad de 18 años, es decir, se aumentó 2 años a este  requisito. Adicionalmente, esta ley trajo la abolición del tráfico de personas negras  esclavizadas, acto dio origen a la serie de vulneraciones de derechos de nuestros  ancestros y ancestras traídos de África hasta América.

Este 21 de mayo los y las afrocolombianos lamentablemente no celebramos la  libertad y respeto de nuestros derechos, hoy mantenemos una lucha permanente  por la libertad de expresión, por el verdadero reconocimiento y respeto de nuestros  derechos, por oportunidades reales que nos permita tener una calidad de vida. Hoy  luchamos por el respeto a la vida, por oportunidades laborales, por el acceso a la  salud y una educación gratuita para todos y todas, sin importar la etnia o condición  social. Pero nuestra mayor lucha hoy es la defensa del derecho a la protesta, al  diálogo y sobre todo al respecto de la vida. 

Es por eso que hoy 21 de Mayo del 2021 aún sobran los motivos de lucha de las  comunidades Negras en Colombia. Ya que, aún seguimos siendo la población con  uno de los menores acceso a la educación superior, con la menor representativa política, con el mayor porcentaje de pobreza en el país, con el mayor número de  asesinatos en las protestas pacíficas en busca del cumplimiento de nuestros derechos. Es por esto que Jóvenes, mujeres, niñas y niños, adultos pertenecientes  a las comunidades Negras en Colombia tenemos la responsabilidad social, política  y cultural de seguir luchando y dejar un legado de derechos y empoderamiento a  nuestras nuevas generaciones. 

En el marco de esta fecha conmemorativa, aún queda mucho por reparar al pueblo  negro, afrocolombiano, raizal y palenquero. No basta con el reconocimiento  constitucional de nuestras comunidades, si las garantías en nuestros territorios  ancestrales no han sido dadas y nuestra vida en las ciudades está marcada por la  vulneración constante de nuestros derechos y la hostilidad del racismo cotidiano.  Anhelamos un día de la afrocolombianidad, donde todos esos soportes necesarios  para la vida que el estado colombiano se ha rehusado a concedernos en estos 170  años, sean concedidos. Así como esperamos que lo sean con una mirada  interseccional, que comprenda cómo el racismo afecta diferencialmente nuestras  posibilidades de existencia. Hoy, tal como viene sucediendo desde hace siglos:  el pueblo negro, afrocolombiano, raizal y palenquero resiste, porque el seguir  batallando contra un estado racista, patriarcal y colonialista, no es otra cosa  que parte del legado y las enseñanzas que nos dejaron nuestros y nuestras  ancestras. 

AFROFÉMINAS COLOMBIA- Por la lucha de nuestros derechos ancestrales!


Alejandra Pretel

Afrocolombiana radicada en Argentina. Estudiante de filosofía en la Universidad de Buenos Aires. Militante afrofeminista, antirracista y bisexual. 


Karen Yiseth Hinestroza Narváez

Afrodescendiente, feminista, y abogada; de nacionalidad Colombiana, residente en Santiago de Cali, Valle del Cauca.


Evelin Yusseth Asprilla Caicedo

Una mujer negra, humana, luchadora insaciable de los derechos humanos de las comunidades negras, amante de la política, y de la música, comida y danza del Pacífico colombiano. Es oriunda de Bogotá con ascendencia chocoacana y caucana.  Abogada con mención en periodismo y opinión pública de la Universidad del Rosario, certificada en estudios Afrolatinoamericanos de Afro-Latin American Reserach Institute de Harvard University, y candidata a magister en Derechos Humanos, Gestión de la Transición y Posconflicto.


Ana María Bello Gómez

Mujer, Afrodescendiente, Abogada maestrante en Derechos Humanos con deseos de servir a la sociedad en una visión incluyente y justa. Fundadora de la organización Red de Mujeres de la Diáspora, un proyecto que se encamina a la defensa de derechos humanos, ejerciendo un feminismo social, depurando paradigmas raciales, culturales y políticos, dónde la fuerza de la mujer toma su auge y la descolonización mental prevalece. 


Nahomy Cantillo

Nahomy Cantillo 
Desde el  Pacifico Colombiano 
“Somos lo que hacemos”
Twitter @nahyo17  IG @nahyo20


Margleinis Mosquera Cuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.