Hablemos de racismo en los centros educativos

Recuerdo mi infancia y adolescencia con ternura y tristeza. Te conviertes en el tema de conversación, en un objeto de análisis, en «la diferente». Ser la única negra en el colegio, el instituto y en alguna clase de la universidad hace que desde muy pequeña te enfrentes a retos impropios de tu edad, entre ellos, la racialización. Hablo el mismo idioma, soy tu compañera, soy tu vecina, entonces, ¿qué significa que me llamas negra? y ¿Por qué lo expresas como un insulto?

Linda Brown, icono de la lucha contra la segregación racial en las escuelas

Los centros educativos se convierten en una odisea. La escasez de diversidad racial entre el profesorado es notable, la carencia de referentes de ascendencia negra también, y la ausencia de sensibilidad e interés hacia temas relacionados con los procesos de racialización del alumnado es evidente.

Todos estos factores son decisivos para llevarte a un punto de inflexión y preguntarte: ¿Qué está mal?. Un fenómeno que te priva de opciones y te conduce a una solución: «la integración».

Esta falta de motivación personal te lleva a interiorizar, de manera inconsciente, que para ser aceptada en una sociedad racista y de mayoría blanca, has de asemejarte físicamente a ellos. Este proceso es especialmente desmotivador, en concreto, para las mujeres negras, ya que empiezan a asimilar que ciertos espacios o trabajos no son vías abiertas para las mujeres negras.

Hablar de racismo, en muchas ocasiones, resulta una tarea difícil. Se manifiesta en nuestro día a día, en las calles, en el trabajo y en los centros educativos. Por ello resulta de vital importancia tratar esta temática con niños de edad escolar porque en ese momento comienzan las comparaciones, la búsqueda de un estereotipo de belleza inalcanzable, el desprecio hacia aquello que te define, hacia la piel que habitas. La autoestima, la aceptación del «yo», la identidad. Tanto que asimilar a tan temprana edad.


La tienda de Afroféminas



Siguiendo esta línea, es importante encontrar el punto clave de la aparición del racismo en los niños , y saber manejarlo para que no afecte a su desarrollo y acción en la sociedad.

Cuando eres un/a niño/a negro/a en un ambiente con mayoría blanca te sientes diferente, te hacen sentir diferente. Los medios de comunicación, los amigos, los juguetes, etc. Hace tiempo leí un estudio sobre un experimento llamado Clark Doll Test. Este estudio consistía en el establecimiento de preferencias sobre la base del color de piel, las actitudes y la capacidad de los niños para identificarse como miembros de un grupo racial determinado. En este experimento se presentaron: una muñeca blanca y una muñeca negra y los niños tenían que escoger una de las dos. Evidentemente, la mayoría mostró su preferencia por la muñeca blanca.

Ahí comienzan las preguntas: ¿Ser negra es algo malo? y ¿por qué?

El grado en que el color blanco se toma como referencia o estereotipo correcto no es una realidad en sí, pero muchas personas blancas están bajo una ilusión de que sí lo es. El problema llega cuando los niños crecen con este ideal que les despoja de todo tipo de oportunidades de crecimiento emocional e intelectual.

La identidad racial en los niños es necesaria porque repercute en su desarrollo como adolescentes y adultos, dándoles herramientas para comprender actitudes negativas hacia personas racializadas y combatirlas.

Crear una identidad racial o cultural inteligente y optimista en una sociedad racista es una tarea importante para los niños racializados y, de manera diferente, para los niños blancos.

Debemos deconstruir esa idea de «lo blanco es bueno» y «lo negro es malo». Esta actitud de superioridad que sólo provoca más confusión sobre la identidad de las personas blancas y estimula una lacra como el racismo.

Asimismo, comprender que los niños provenientes de una familia multirracial pueden tener distintas identidades raciales entre ellos, y que esta identidad racial está influenciada por características físicas, la familia y experiencias con distintos grupos raciales.


Katherine Valencia

IG @kitsiss


Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!