6 palabras «antirracistas» de moda que en realidad no cambian la supremacía blanca

Foto Pxhere

*Publicado originalmente en Everyday Feminism y traducido por Afroféminas.

Todes tenemos que cambiar la forma en que hablamos sobre el poder, los privilegios y la opresión.

Cuando estoy en espacios dedicados a abordar el racismo institucional y otras formas de injusticia, con demasiada frecuencia me encuentro con personas que, en un intento de ser concienzudos y empáticos, hacen comentarios que en realidad son muy violentos. Solo que es una violencia tan sutil e implícita que puede ser difícil de nombrar y, como resultado, casi nunca se aborda o se discute.

Estoy segura de que también los ha escuchado, tal vez incluso hayas hecho algunos de estos comentarios tú mismo: “ ¡Todos merecemos los mismos derechos! “¡Las minorías deberían tener las mismas oportunidades que yo! «

En esos momentos, quiero morir; es muy incómodo escuchar intentos de empatía y despojo del privilegio blanco cuando todos están involuntariamente envueltos en comentarios que refuerzan mi opresión.

También encuentro que los blancos que «despertaron» que quieren demostrar sus credenciales de justicia social pasan una buena cantidad de tiempo reiterando el término «privilegio blanco» o haciendo referencia a su «ser blanco», sin decir lo que eso significa para las personas, como yo, que no son blancos. Como si nombrar su blanquitud significara algo muy importante para cambiar el poder o cultivar el cambio.

En realidad, solo me muestran que se sienten lo suficientemente seguros como para nombrar su poder sin nombrar la brutalidad que lo mantiene, como si afirmar la identidad de aquellos en los grupos dominantes (nota: dominio en términos de acceso al poder y aceptabilidad) se convierte en una tarjeta salvavidas en justicia social para uno.

En pocas palabras, parece que muchos de estos términos codificados y centrados en la justicia en realidad funcionan para normalizar la cultura opresiva mucho más de lo que luchan contra ella.

Las palabras vacías que bailan alrededor de la violencia a la que somos sometidos como personas racializadas no ayudan a desmantelar la supremacía blanca, ni afectan al el poder de la blanquitud y la supremacía blanca .

Por ejemplo, después de George Floyd, Mike Brown, Aiyanna Stanley-Jones, Mya Hall, Sandra Bland, las innumerables personas negras que han sido asesinadas por la policía y el clamor resultante de la sociedad por la mayor visibilidad de la brutalidad policial y las formas explícitas de racismo, los departamentos de policía en todo Estados Unidos comenzaron a enfocarse en aumentar las capacitaciones en inclusión y los programas de tolerancia . Pero el aumento de las capacitaciones en torno a la «inclusión» no aborda la fuente y la omnipresencia de la violencia de la supremacía blanca.

Este es un gran ejemplo de cómo las palabras estratégicas con temas de justicia se utilizan como herramientas reductoras de daños para mantener el poder y al mismo tiempo elevar nuestra práctica cultural y política de silenciar, apagar y mantener en secreto la violencia nombrada en torno al racismo.

Términos vacíos como «discriminación racial» e «ignorancia» hablan de versiones superficiales de abordar cuestiones profundamente arraigadas de anti-negritud, misoginoir  y xenofobia .

Este lenguaje estratégico y específico que los blancos se han apropiado sistemáticamente para crear una falsa sensación de cambio e inclusión en realidad solo mantiene al capitalismo supremacista blanco dentro de nuestra experiencia interpersonal e institucional.

Para cultivar espacios y entornos efectivos en torno al antirracismo y la antiopresión, debemos comenzar a hablar sobre cómo el lenguaje moldea, perpetúa y mantiene la violencia en nuestra vida cotidiana. Necesitamos descolonizar ese lenguaje si realmente queremos cambiar el poder, crear cambios e implementar el aprendizaje y el crecimiento en torno al racismo estructural y la lucha contra la negritud.

Los siguientes son seis términos son muy comunes y consideran anti-opresivos, pero en realidad, según como y quien los utiliza, pueden convertirse en elementos que protegen engañosamente el status quo.

1. Diversidad

En los últimos años se ha visto un aumento en las conversaciones sobre diversidad dentro de las instituciones académicas y de educación superior. El término y concepto de «diversidad» se utilizó para «promover» la conversación sobre la cultura del campus, sin embargo, ninguna institución o funcionario de la institución menciona la violencia dentro de sus entornos que haga necesario diversificar.

Si no nombramos la violencia, ¿cómo la abordamos? ¿Los cuerpos negros y racializados en una habitación significan diversidad si todo lo demás permanece igual?

Usar el término diversidad no garantiza acciones, cambios o incluso intentos superficiales de abordar la violencia y la invisibilización dentro de las instituciones.

En cambio, habla de la realidad de que normal significa blanco, y sostiene que los blancos pueden integrar a las personas racializadas en espacios blancos en sus propios términos, en lugar de contextualizar la violencia estructural e individual que existe al crear estas condiciones que requieren que hayamos dicho “diversidad . «

La diversidad como término, palabra y concepto mantiene a los blancos cómodos, mientras mantiene el poder y la violencia a través del racismo implícito en nuestra experiencia diaria. La diversidad es la venda sobre nuestros ojos que nos obliga a imaginar que el cambio está ocurriendo cuando no podemos verlo o sentirlo.

De manera similar, el multiculturalismo es otro término que agrupa a todos sin un enfoque específico en cuál es realmente el estado de la cultura del statu quo.

Si se considera que la blanquitud es el estándar global, ¿qué representa el multiculturalismo para quienes operan bajo el supuesto de que el blanco es lo cotidiano, pero las culturas negra y racializadas son fiestas simbólicas?

¿Para qué sirven términos como multiculturalismo y diversidad si los definen y determinan los blancos?

Si las instituciones no están dispuestas a desprenderse de las cárceles privatizadas; es reacia a dejar de aburguesar a las áreas negras y racializadas pobres para su expansión capitalista; o no están dispuestos a nombrar que las personas negras, indígenas y racializadas están sufriendo del racismo del sistema desde sus libros de texto hasta su ayuda financiera, entonces no hay un plan de implementación de diversidad o multicultural.

La diversidad y el multiculturalismo siguen siendo parte de las mitologías de la blanquitud.

Para desafiar los ideales generales de diversidad, se necesita nombrar la violencia racista estructural e interpersonal detrás del concepto de diversidad como la forma de ayudar a cultivar espacios antirracistas y retórica antirracista.


La tienda de Afroféminas



2. Igualdad / Equidad

A menudo, en nuestras conversaciones sobre el feminismo y la justicia, el término «igualdad» se utiliza como el fin de todo, la solución a la opresión. Los blancos defienden la igualdad desde el CDH hasta las conversaciones superficiales de Acción Afirmativa, pero en realidad no se dan cuenta de que la igualdad no es una realidad potencial.

La igualdad como concepto no funciona bajo el capitalismo supremacista blanco, ya que nuestros sistemas de poder opresivos actuales están inexplicablemente vinculados a oprimir a alguien. Bajo el capitalismo, siempre hay un ganador, lo que significa que también siempre hay un perdedor.

Entonces, en última instancia, si pudiéramos acceder a la igualdad con nuestros opresores, alguien más tendría que ser oprimido en nuestro lugar. ¿Es eso realmente lo que queremos? 

Incluso si pudiéramos acceder a este concepto de igualdad, también se plantearía la cuestión de quién recibiría la igualdad cuando nuestra opresión y nuestro privilegio no se componen de partes iguales. La interseccionalidad complica nuestras identidades y nuestras experiencias, por lo tanto su igualdad nunca equivaldría a mi igualdad sin desmantelar la anti-negritud, el capitalismo supremacista blanco, el capacitismo , la transfobia , la violencia de género, la vigilancia de cuerpos, la gordofobia , el colorismo, la misoginia y el patriarcado.

Para cambiar la conversación en torno a la igualdad, la gente blanca (y todo el mundo) debe abordar los niveles de cómo la opresión estructural impregna nuestras identidades y experiencias vividas.

No somos pedazos rotos solo para ser tratados en fracciones, somos personas completas con verdades complicadas. La igualdad ya no puede ser el factor de cambio en el que centramos nuestro trabajo, especialmente cuando incorporamos la alianza de los blancos.

3. Privilegio blanco

Cuando los blancos nombran su privilegio sin nombrar la violencia y la opresión a las que se yuxtaponen sus privilegios, los blancos mantienen el poder y la jerarquía dentro de su experiencia interpersonal e institucional.

El privilegio blanco como término solo habla del privilegio de ser blanco, pero no del poder de la blanquitud y la supremacía blanca. El privilegio de nombrar es ahora una tendencia y otra forma de despolitizar la alianza. Ejemplo: «Sé que tengo el privilegio de ser blanco, así que …»

Una importante lección de aprendizaje para toda la gente blanca en este trabajo es que la mayor parte de lo que saben sobre el racismo y la violencia ha sido teorizado, vivido y conocido mucho antes de que lo descubrieran, pero solo lo expresaron. Así que es muy importante que en lugar de usar su privilegio blanco para nombrar su privilegio blanco, use su privilegio blanco para reconocer quién sufre, muere y permanece silenciado por su privilegio.

No se trata de enviarlos por un camino de «culpa blanca», sino de desafiarlos a sentirse incómodos con la verdad sobre su posición de poder, seguridad y conveniencia. Estar incómodo es el mejor lugar político para aprender y crecer para poder construir un mundo de liberación anti-opresiva.

4. Minorías / minorías

El término “minoría” no está completamente despolitizado, pero en realidad es un mantenedor de la violencia y el poder al despolitizar el acto de nombrar a los grupos oprimidos. ¿Quién o qué es una minoría? Cuando realmente tienes que definir quién es una minoría, casi siempre es una forma degradante de referirte a las personas racializadas o personas que están fuera de la idea definida por la sociedad de «normal».

La minoría mantiene el poder sociopolítico y cultural de los blancos al posicionarlos como la mayoría, lo que implica que su grupo demográfico más amplio les permite tomar decisiones por todos y violentar a quienes no encajen dentro de esa mayoría.  

El término minoría contiene recordatorios históricos y sistemáticos de que las personas racializadas nunca han sido consideradas completamente humanas. No hay nada menor en nosotros. E incluso demográficamente, colectivamente superamos en número a los blancos.

Y, en realidad, me siento muy incómoda cada vez que escucho el término minoría.

Así como nunca escuché a una persona blanca decir «blanco-estadounidense», nunca escuché a ninguna persona blanca llamarse a sí misma una «mayoría».

Este es un recordatorio de quién tiene el poder en el lenguaje y en la verdad. Otra razón por la que me incomoda es porque, al igual que otros términos generales para las personas que no son blancas, en realidad no especifica quién es quién cuando hablamos de experiencias específicas. Por ejemplo, cuando hablamos de #BlackLivesMatter, no estamos hablando de cualquier “minoría”, estamos hablando de personas negras.

Por favor deja de usar este maldito término.

5. Caridad

Cuando se usa la caridad para describir el acto de “retribuir” o ayudar a los “menos afortunados”, es importante reconocer la dinámica de poder que se defiende. Los blancos nombran la caridad y los actos caritativos basándose en quiénes reconocen como «desfavorecidos».

Los desfavorecidos y menos afortunados suelen ser personas negras, indígenas y racializados pobres que viven en áreas socioeconómicas más bajas con acceso limitado. Caridad habla de un tema más amplio de cómo funciona el capitalismo supremacista blanco a través de la violencia de la anti-negritud, anti-indigenismo, racismo, capitalismo y patriarcado.

Mantener la idea de que los blancos están “devolviendo” algo defiende la habilitación de la supremacía blanca que permite que las reparaciones se disfracen de filantropía.

No necesitamos donaciones cuando históricamente nos han robado. Necesitamos lo que es nuestro.

Y una de las mejores formas (en mi opinión, es la mejor) de utilizar el privilegio de los blancos es mediante reparaciones.

Lo sé, probablemente suene tan irreal que el dinero, la tierra y los recursos serían la mejor manera de retribuir … pero en realidad lo es. Estamos sistemáticamente e interpersonalmente privados, luchando y cansados. Y para cambiar el poder, crear cambios y ayudar a desmantelar la violencia supremacista blanca, se requiere un cambio estructural y económico de recursos y finanzas.

6. Gente de color

Por último, pero no menos importante, la palabra gente de color realmente afina sentimientos similares a los de “minoría”, pero también nos obliga a desafiar incluso las palabras que parecen las más políticamente correctas. Gente de Color es ahora un término más común y aceptable para reconocer a las «minorías» y las personas no blancas.

Y aunque la gente de color sigue siendo un término muy político y necesario , los blancos y los no blancos a menudo nos ponen a todos en la misma categoría para que sea más fácil reconocer nuestra opresión. Pero el problema radica en la idea de que Gente de Color es un término general .

Gente de Color en realidad no especifica los componentes de la identidad y de hecho puede combinar muchas formas de violencia dentro de un alcance general.

Por ejemplo, mis experiencias como una mujer negra de piel clara no es lo mismo que una persona de color blanca que no es negra. Entonces, cuando los blancos se refieren a las personas de color como un grupo singular de identidades y humanidades, es importante darse cuenta de lo violento que puede ser eso para nuestras diferencias y experiencias.

Para reiterar, somos personas diferentes y merecemos nuestro propio reconocimiento al abordar nuestra verdad y experiencias.

***

Al abordar términos como diversidad, multiculturalismo, caridad y privilegio, la gente blanca debe nombrar la violencia que crea la necesidad de inclusión en primer lugar. Sin abordar la violencia que hace que los conceptos para nuestra humanidad sean necesarios, estos términos se convierten en formas despolitizadoras de mantener la supremacía blanca y los sistemas de poder actuales en su lugar.

La diversidad no es para nosotros ni para nuestra liberación colectiva. Si queremos crecer como comunidad y como personas en la creación de la liberación antiopresiva para todos, cultivar un nuevo lenguaje es una necesidad para crear esa libertad juntos.


Ashleigh Shackelford es una escritora, artista y productora cultural queer, no binaria, negra y gorda. Ashleigh es escritora colaboradora de Wear Your Voice Magazine y For Harriet. 


Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!