¿Cuál es la diferencia entre tokenismo y diversidad?

Foto KD-williamson

Solo es una pregunta, pero va a doler. Para muchas, la diversidad y el tokenismo son imposibles de distinguir entre sí, pero la diferencia aparentemente sutil entre estos términos es la que hay entre el progreso genuino y una nueva versión de la misma y vieja basura racista.

¿Qué es el tokenismo?

El tokenismo podría definirse como la práctica de hacer algo (como contratar o colocar en un sitio visible a una persona no blanca) solo para evitar críticas y dar la impresión de que TODAS las personas están siendo tratadas de manera justa.

También tenemos una definición de un/a Token Negro/a: «Una persona negra cuyos intereses y acciones son profundamente no amenazantes para los blancos …» Esta definición es útil ya que nos recuerda las innumerables veces que nos han (hemos) obligado a pensar en «lo que no se debe decir» en presencia de los blancos. Dado que cualquier palabra o afirmación que podría incomodar a los blancos es «lo que no se debe decir», debo pensar también como contribuyo a mi propio tokenismo al intentar no ser divisiva, no criticar el feminismo blanco, etc.



Normalmente el Tokenimso está presente en todas partes. Se tiene un negro o una negra para cumplir la cuota de diversidad étnica y la persona que cumple esa cuota se ve forzado, eso sí, a no salirse de lo que marcan las ideas y pensamiento de la organización o empresa a la que pertenece.

Con el tiempo empezará a darse cuenta que su papel no es contribuir al cambio, sino más bien al contrario, perpetuar el status quo. Será la coartada inclusiva.

No hay prestigio en ser un «miembro simbólico». Sí, vale la pena decir que uno pudo haber sido el primer negro/a en estar en…hacer…o escribir en…, porque ser el primer y único miembro significa que uno no solo tuvo que superar las barreras sistemáticas, sino también lidiar con ciertas microagresiones en su respectivo campo. 

Una vez llegado a ese lugar, la persona que ha metido la cabeza y quieren utilizar como Token tiene la obligación de poner en aprietos a esas organizaciones y medios. Ejercitar el derecho a crítica es una obligación moral.

Para la organización que quiere tener un compromiso real con la diversidad debe incluir, no solo la voluntad de sentirse incómodo, sino también el reconocimiento de la necesidad de serlo. La incomodidad debe verse como un indicador positivo de que el trabajo de comprensión intercultural en realidad puede estar teniendo lugar. De lo contrario, el tokenismo seguirá siendo un resultado mucho más probable que la diversidad, siempre que aquellos con diferencias reales intenten unirse a pesar de ellos.


Elvira Swartch Lorenzo

Elvira Swartch Lorenzo

Colaboradora habitual en Afroféminas. He trabajado de todo. Hija de migrantes afrocolombianos.


Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!