Nella Larsen, talento, drama y olvido

Durante mucho tiempo, Nella Larsen fue la mujer misteriosa del Renacimiento de Harlem. A finales de la década de 1920 publicó dos novelas sofisticadas, Arenas Movedizas  y Claroscuro, y luego su vida de escritora llegó a su fin. Murió en la oscuridad en 1964. Pasaría una década más o menos antes de que el interés por el Renacimiento de Harlem la llevara a su redescubrimiento, aunque sus libros comenzaron a imprimirse a principios de los años 70. Desde entonces, las académicas feministas como Mary Helen Washington y Hazel Carby han estado tan cautivadas por Larsen como otras por Zora Neale Hurston. El trabajo de Larsen ha sido reimpreso, editado o presentado y se han editado sendas biografías. 

Nella Larsen nació Nellie Walker en Chicago en 1891. Su padre era negro, un trabajador de lo que entonces era las Antillas danesas. Su madre era blanca, una empleada doméstica de Dinamarca. Su padre desapareció de la vida de Larsen en algún momento después de su nacimiento. Su madre luego se casó con un escandinavo llamado Peter Larsen, y tuvieron una hija. Aunque Nella tomó el nombre de su padrastro, las familias mixtas tenían dificultades para encontrar vecindarios donde fueran aceptadas. Además, la infancia de Larsen coincidió con el endurecimiento de la segregación racial en Chicago, llena de inmigrantes. Después de que ella dejara Chicago, su familia vivió como una familia blanca. La media hermana de Larsen nunca la reconoció, hasta que descubrió después de la muerte de Larsen que ella era su única beneficiaria. La educación de Larsen como la hijastra resentida, la hija de piel más oscura, cuya existencia quizás agobiaba a su madre, que de otro modo sería más feliz, llenaría su trabajo literario centrado en mujeres demasiado oscuras para ser blancas y demasiado claras para ser negras, sobre mujeres negras que viven entre blancas y negras y culturalmente no pertenecen a ningún lado. Larsen siempre tendía a ocultar las historias sobre su infancia y adolescencia y envolverla de misterio, incluso con sus amigos.

Parece claro que estaba avergonzada de sus orígenes humildes en un distrito pobre de Chicago, avergonzada de una manera especial, porque temía que la gente pensara que era la hija de una prostituta blanca. Sin embargo, al mismo tiempo, como miembro de una familia de inmigrantes blancos, no tenía entrada en el mundo del blues o de la iglesia negra. Si nunca podría ser blanca como su madre y su hermana, tampoco podría ser negra de la misma manera que Langston Hughes y sus personajes. El suyo era un inframundo, irreconocible históricamente y demasiado doloroso para desenterrarlo.

Nella Larsen recibiendo el Premio Harmon por su primera novela

La madre de la clase trabajadora de Larsen entendió que la única forma en que podía proveer el futuro de su hija negra era darle educación. Larsen tuvo la oportunidad de ir a la universidad y escapar de la clase en la que nació, y su media hermana blanca no. En la Universidad de Fisk en Nashville, Tennessee, en 1907, Larsen se encontró por primera vez en su vida entre un cuerpo estudiantil totalmente negro. Fisk tenía un presidente y un consejo de administración blancos, pero la facultad incluía maestros negros. Las estudiantes no podían salir del campus sin un acompañante, y había nuevas reglas sobre uniformes para mujeres y qué joyas podían usar. Larsen probablemente fue expulsada un año después por alguna violación del código de vestimenta o conducta.

En 1912, Larsen comenzó a estudiar para convertirse en enfermera en el Hospital y Hogar Lincoln en el Bronx, «una base de pacientes hospitalarios casi completamente blanca, un hogar de ancianos completamente negro, un equipo de médicos completamente blancos (y hombres), y una escuela de enfermería totalmente negra (y femenina) «. No importa en qué situación se encontraba Larsen, la ironía racial de un tipo u otro invariablemente la envolvía. 

Después de graduarse en 1915, obtuvo un puesto como enfermera jefe en el Instituto Tuskegee en Alabama. Aunque el hospital de Tuskegee era el mejor en el sur negro en ese momento, la enfermería tenía muy poco estatus como profesión y las enfermeras estudiantiles de Tuskegee fueron explotadas como mano de obra, haciendo la limpieza y lavandería del hospital, y siempre disponibles para que los médicos blancos se ocuparan de sus pacientes blancos. Sin embargo, Tuskegee fue único entre las universidades negras en ser dirigido completamente por negros. Booker T. Washington, su venerado fundador, murió poco después de la llegada de Larsen, lo que sin duda contribuyó a una atmósfera aún más estricta que la de Fisk. Larsen, agotada por las malas condiciones de trabajo, renunció en 1916.

De vuelta en Nueva York, después de presenciar la pandemia de gripe de 1918-19, Larsen dejó la enfermería para convertirse en bibliotecaria. En 1919 se casó con Elmer Imes, el segundo Doctor en física negro en la historia de los Estados Unidos. Se mudaron a Harlem y Larsen consiguió un trabajo en la sucursal de la Calle 135 de la Biblioteca Pública de Nueva York. Su superior, una mujer blanca, vio en ella una candidata ideal para superar las barreras en la profesión, y después de obtener un certificado de la Biblioteca de la Escuela de la Biblioteca Pública de Nueva York en 1923, Larsen trabajó como bibliotecaria infantil en el Lower East Side . En virtud de su matrimonio, fue miembro de la clase profesional negra de Harlem. Ella y su esposo conocían a los líderes de la NAACP: WEB Du Bois, Walter White, James Weldon Johnson. Sin embargo, debido a su clase baja, su condición mixta, y porque no tenía un título universitario, Larsen estaba alejada de la vida de la clase media negra, con su énfasis en los lazos escolares y familiares, sus fraternidades y hermandades. Sin embargo, estaba bien posicionada para captar las primeras conmociones del Despertar Negro: las exposiciones, obras de teatro, conciertos y libros. Se alejó del trabajo de la biblioteca para escribir y en 1926 publicó su primera ficción para adultos en revistas de mujeres dedicadas al cuento romántico.

Intimidada entre el Talented Tenth de gente como Claude McKay o Langston Hughes, se sintió más cómoda en la bohemia interracial ejemplificada por su amigo cercano Carl Van Vechten, el escritor y fotógrafo blanco autor de la novela de 1926 Nigger Heaven.

Cuando Larsen escribió su primera novela, Arenas Movedizas (1928), no tenía muchos modelos para la vida de raza mixta en la ficción estadounidense sobre «el trágico mulato». Lo que más influyó en cómo interpretó su historia de una mujer negra que lucha por no ser encarcelada por circunstancias sociales inseguras fue su lectura de Henrik Ibsen y Jens Peter Jacobsen, un reflejo de su herencia bilingüe. Helga, la heroína del libro, es hija de una madre blanca y un padre negro que los abandonó. La madre de Helga murió cuando tenía 15 años y su tío, que la envió a la universidad, se volvió a casar, pero su familia blanca no la quiere. Cuando Helga deja su trabajo en el Colegio Naxos y se aleja de la educación y de la negritud para ir a la entonces tolerante y burguesa Copenhague. Pero su alma está inquieta por su amor por un hombre de Naxos que se casa con otra mujer. Era atrevido escribir sobre la sexualidad de las mujeres negras y de las mujeres solteras.

En Claroscuro, publicado en 1929, Larsen se libera de las convenciones que habían surgido en torno al tema de la persona negra que pasa por blanca contando su historia desde el punto de vista de un testigo, una mujer negra que conoce a otra mujer negra. A Irene Redfield ni siquiera le gusta mucho Clare Kendry, una conocida de la infancia de Chicago que se abre paso en la cómoda escena de Harlem de Irene, aunque Clare, una madre casada con un racista blanco, se hace pasar por una mujer blanca interesada en la vida negra. 

El control de Larsen sobre su ambiente Harlem de tés corteses y cócteles tensos es excelente. Ella trabaja ampliamente las descripciones: ropa, decoración, el clima, caras. Examina la irresolución y la ambivalencia de sus heroínas con precisión. Además, su fatalismo la distingue de otras escritoras negras de la época. Algunos de sus biografos piensan que el éxito de Larsen dependía en parte de un malentendido por su trabajo, que debido a la clase de negros sobre los que escribió, fue elogiada por aquellos que sentían que la literatura negra debería avanzar en la causa proyectando imágenes positivas de negros de clase media, decente y por lo tanto digna de una ciudadanía de clase completa, a pesar de que sus novelas están lejos de ese propósito.

En 1930, Larsen estuvo involucrada en un escándalo de plagio sobre una historia corta que había publicado, pero no le impidió obtener una beca Guggenheim. Fue a Europa para evitar la ruptura de su matrimonio y vivió en Mallorca y luego en París. Para 1933, Larsen estaba de vuelta en Nueva York, divorciada, y su novela sobre un triángulo amoroso, con personajes blancos, había sido rechazada por sus editores. Parece que dejó de intentarlo después de un tiempo, pero en realidad no fue una víctima de la depresión. Se alejó de los amigos del Renacimiento de Harlem como Van Vechten. Los pagos de su pensión alimenticia cesaron cuando su ex esposo murió en 1942, y Larsen regresó a la enfermería.

Tener que trabajar la sacó de lo que pudo haber sido depresión o adicción. Pero había desaparecido de su vida anterior en el Lower East Side, donde trabajaba. Murió en su apartamento de la Segunda Avenida el domingo de Pascua en 1964, pero no fue encontrada de inmediato. Cuando la policía llegó, la mayoría de sus posesiones habían sido robadas. A pesar de todo, quizás en ese momento, Nella Larsen finalmente pudo descansar en paz.


Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!