El racismo del Zwarte Piet. El paje negro en versión holandesa

Imagen vía Flicker

Hablemos un poco sobre la segregación racial que provoca el personaje de Zwarte Piet:

Historia sobre Zwarte Piet

En 1850 se popularizó un libro llamado St. Nikolaas en zijn Knecht (San Nicolás y su sirviente) escrito en Ámsterdam por un profesor llamado Jan Schenkman. Se ilustraba por primera vez un libro en el que aparecía un sirviente con la piel negra, el cual fue llamado Zwarte Piet y conserva ese nombre hasta la actualidad. A grandes rasgos, según la leyenda, Sint-Niklaas viene desde España y viaja cada año en un barco a los Países Bajos junto con sus “ayudantes”, quienes actúan de forma torpe para hacer reír a los demás. Con ello, es evidente el sesgo, al considerar la negritud como algo inferior y digno de mofa. Pero hablando en pleno siglo XXI, es extraño que sea culturalmente aceptada una celebración sobre un hombre blanco con un ayudante de piel negra.

Antecendentes

Con lo anterior, los referentes que sostienen la idea de supremacía blanca dentro del imaginario de esa época son: la piel negra era sinónimo de maldad y dentro del contexto del siglo XIX en Holanda, el término servidor humano era referente a ser un esclavo. Cabe mencionar que solo dos años antes de la publicación de dicho libro, en los Países Bajos estaban tomando la decisión de abolir la esclavitud. Otra de las razones por las cuales es desconcertante es que el imperio neerlandés tuvo colonias africanas, y en aquella época colonial era “elegante” tener esclavos negros como personal doméstico, lo cual hace que esta historia no tenga nada de inocencia ni empatía social. 

Jan Mijtens. Portrait of Margaretha van Raephorst with Servant (detail) Holland (c. 1650. Oil on Canvas, 135 × 105cm. Rijksmuseum Collection

Por otra parte, el vestuario que lleva Zwarte Piet también es un referente a la esclavitud del imperio neerlandés. Esto se puede reafirmar a través de obras de arte holandesas del siglo XV-XVI, como por ejemplo  el Retrato de Jan Pranger del pintor Franz Van de Mijn, o  el Retrato de Margaretha van Raephor de Jan Mijtens. En ambas obras de origen neerlandés aparecen personas eslavizadas africanas que según se relata debían lucir “elegantes”. La razón de esto era porque cuando ya no les “servían” a sus dueños, eran vendidos a mayor precio dependiendo su apariencia.

Franz Van Der Mijn. Portrait of Jan Pranger and an Enslaved Man or Servant. Netherlands/West Africa (1742). Oil on Canvas, 210 x 154.5 cm

Actualidad

Las manifestaciones comenzaron aproximadamente hace tres años; en Róterdam, diversas personas caminaron sobre las calles sosteniendo mensajes contra el racismo de la figura tradicional Zwarte Piet. Cabe mencionar que la policía se negó a que se realizaran  algunas protestas, ya que consideraban que era un “ambiente de tensión”.  Sin embargo, esto no logró detenerlos. Escuchen las voces negras, no hagan caras negras, son algunas de las palabras que se escucharon a lo lejos de quienes protestaban. Eran gritos de liberación al racismo sobre esta figura. Por otro lado, los organizadores de la Sociedad de Sint-Niklaas afirmaron que Zwarte Piet no tenía ninguna relación con el colonialismo y África, pero parecía más una justificación sin argumentos para ocultar el mensaje de segregación racial que lleva esta festividad.  

Sin embargo, a pesar de estas protestas y reclamos, se continúa defendiendo al personaje por estar dedicado a una celebración infantil, aunque según un informe del comité de la ONU sobre la Eliminación de la Discriminación Racial, se establece que es experimentada por muchas personas como un vestigio de la esclavitud, que es perjudicial para la dignidad y la autoestima de los niños.  

Pero sus defensores continúan cuestionando: ¿Por qué causa tanta molestia? Una respuesta rápida sería la descripción del disfraz, con algunos rasgos característicos de Zwarte Piet que son utilizados cada año: una peluca con cabello afro, labios que intencionalmente pintan de rojo para hacerlos ver mas grandes y BLACKFACE. Aunque todos estos factores indicaban claramente que se trataba de la construcción de una imagen racista, estas personas continúan defendiendo a su “Zwarte Piet” argumentando que es una esencia indispensable de la tradición de Sint-Niklaas y, por ende, no puede ser desaparecido.  Por otra parte, justifican el blackface con la historia que ha bajado por una chimenea para entregar dulces/regalos y por ende debe tener “suaves” colores negros en su rostro. 

La primera vez que me hablaron sobre esto, no podía entenderlo, pensé que era una broma de mal gusto. Era razonable plantear la pregunta: ¿Por qué personas blancas hacen blackface para divertirse? El color de piel no es un disfraz, no es algo cómico, son raíces que hablan de un pasado de resistencia. Es un personaje que de ninguna forma es correcto. 

En redes sociales algunas celebridades también han tomado partido: Kim Kardashian, en contra de la celebración, la señaló como inquietante, mientras que la popular presentadora belga Joyce De Troch, se solidarizó con la tradición declarando que es normal que se use el color negro porque Zwarte Piet atraviesa la chimenea, que no se debe molestar a los niños pequeños con estúpidas charlas sobre racismo

La presentadora, actriz y cantante belga Joyce de Torch a apoyado publicamente la celebración del Zwarte Piet

Todo lo teatral que es la festividad de Sinterklaas es simplemente escandaloso y debería parar. Las personas en Bélgica y Holanda reciben la imagen de un hombre blanco acompañado de sus “ayudantes” negros, que nos recuerda a la supremacía blanca que tuvo occidente durante largo tiempo, y con ello parecen querer reafirmar una posición de dominio, creando una imagen moderna de esclavitud que se refugia como “inocente”.  


Elizeth Urmeer 

Estudio Historia del arte en la Universidad Iberoamericana en la CDMX, hice un grado de arte en la Universidad Complutense de Madrid, tengo experiencia en el campo de curaduría de arte contemporáneo en México y mi linea de investigación se centra en los estudios de África y el Caribe dentro del arte y moda.

Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!