Vacas, pollos… y negros

Por qué los veganos deberían dejar de comparar la explotación animal con la esclavitud y el racismo

Empiezo estar cansada de las continuas comparaciones entre racismo y especismo que hacen algunas personas veganas, y los ataques que encima recibimos por considerarlo insultante y ofensivo. Le he estado dando tantas vueltas en los últimos días que cuando me decidí a escribir sobre ello no sabía ni por dónde empezar. Así que voy a partir de esta imagen. Desde luego, depende mucho desde dónde la mires. ¿En qué imagen te ves, en la de 1815 o en la de 2015? Ah, vale, en ninguna de ellas. Pues igual deberíamos empezar desde ahí para preguntarnos por qué a mí me ofende mientras otras lo defienden hasta el punto de acabar atacándome por sentirme ofendida. 

Por qué los veganos deberían dejar de comparar la explotación animal con la esclavitud y el racismo

Exclusión y alejamiento. Cuando se usa esa comparación en el discurso vegano, se nos está excluyendo del objetivo. Si de lo que se trata es de concienciar sobre la relación que tenemos con los animales y la explotación de los mismos, debería hacerse sin utilizar ni ofender a ningún colectivo. De esta forma, se da a entender que una persona no blanca no puede plantearse ser vegana o vegetariana o reduccionista;  que las personas negras, encasilladas en el imaginario colectivo como pobres, ignorantes y barriobajeras, no nos preocupamos por esas cuestiones y que, junto con los animales, somos «los otros».

De este sentimiento de exclusión nacen websites como Black Vegans Rock, para desmantelar el estereotipo de que el veganismo es cosa de personas privilegiadas blancas, excluyendo a las negras de los espacios de lucha por los derechos de los animales; o como The Black Sistah Projectel proyecto crítico de una feminista racializada a través del paisaje alimentario ético post-racial… y más allá. 

Idea errónea de la superioridad«Es que te ofende que te comparen con un animal porque te sientes superior». Pues mira, no. A ti no te ofende que te comparen con un animal porque no has vivido esa comparación ni está enquistada en un contexto que te infravalora y te desprecia. Igual que seguramente no te molesta que te pregunten de dónde eres y a mí sí. ¿Por qué? Por el contexto y por la reiteración. No hace tanto tiempo, en el s.XIX, se escribían libros «científicos» que trataban de demostrar que los negros eran monos, y las palabras negro bestia eran sinónimos. También se llamaban coons, (algo así como mapaches) a los negros fugados a quienes cazaban con perros y abatían a tiros como deporte, y se acabó populazizando el término para las personas negras en general. Y la palabra mulata viene de mula. Y no es la palabra mula lo que me ofende. Me ofende que la primera persona mestiza en recibir el nombre de «mulata» seguramente fuera fruto de una violación, porque la relación que había entonces entre personas blancas y negras no era de amor, sino de posesión y dominación, y cuando se le puso nombre a ese frutotampoco se hizo con amor, sino con el desprecio que merece un engendro antinatural creado para el trabajo. Así que, disculpa si no llevo esa comparación con orgullo y satisfacción.

Apropiación cultural. Se coge desde fuera la historia de la captura y esclavización de los pueblos africanos y se utiliza en otro contexto alegremente como si fuera lo mismo, perpetuando así la imagen de la persona negra como esclava, inferior, inhumana… y se predica la empatía mientras se hurga en una herida que sigue abierta. Que no es que pretendamos olvidar, pero el hecho de asociar eternamente la negritud a la esclavitud no nos hace ningún bien a nivel individual, y reafirma el racismo de una sociedad directamente construida sobre sus bases. 

Origen y alcance de la esclavitud. Es como si la Historia se contara desde los Estados Unidos, que son como los jefes del mundo y los que hacen más películas, así que todo lo que viene de allí hay que adoptarlo y repetirlo. Como esta moda de las comparaciones, que todos los memes y citas al respecto que me llegan vienen de allí. Pero debemos saber que la esclavitud ya estaba presente en civilizaciones más antiguas y que no tiene por qué estar vinculada al color de la piel.

La esclavitud no es agua pasada. La mayoría de personas veganas que sienten la necesidad de esparcir su dogma, seguramente lo hacen desde un smartphone o un portátil manchado de sangre de coltan. Ropa low cost, explotación sexual, granjas de mujeres para la maternidad subrogada… El concepto de esclavitud puede ser muy amplio como para asociarlo siempre a las personas negras. Es más, la mayoría de quienes se declaran amantes y defensores de los animales tienen mascotas. Animales que son castrados contra su voluntad y por su bien, que viven en cautividad y que son propiedad de alguien. Sí, los queremos mucho y los cuidamos muy bien. Pero técnicamente, mientras no sean libres, son esclavos. En la época colonial de los Estados Unidos también había esclavas de compañía, generalmente las más claras de piel, hijas de personas mestizas y, a veces, incluso blancas, que servían de compañía para las damas desde pequeñitas. Y sí, las querían mucho y las trataban muy bien. Pero seguían siendo esclavas. Así que si nos ponemos a descontextualizar y a comparar a lo bestia, podríamos decir que todas somos esclavas de nuestro sistema.

La defensa desde la diferencia es pefectamente legítima. No hay nada malo en asumir que las personas somos diferentes de los animales, como todos los animales también somos diferentes entre nosotros. No hace falta subirse por las paredes ni acusar a nadie de sentirse superior. Cuando digo que una persona no es igual que una vaca, también me refiero a que una morsa no es igual que un lagarto, y que un pollo no es igual que un molusco. También hay quien defiende el feminismo desde la igualdad, pero las mujeres reivindicamos cada vez más que no queremos ser como los hombres, sino que exigimos los mismos derechos sociales mientras se respeten también nuestros derechos reproductivos, y se reconozcan la maternidad, la crianza y los cuidados como base indispensable para la sociedad.

Ahora, cuando un colectivo reivindica que sus vidas también importan porque: sufre ataques racistas violentos, a veces mortales, la policía los detiene o los acribilla a tiros por si acaso más a menudo, las mujeres mueren hasta cuatro veces más al dar a luz en los hospitales… etc, etc., frivolizar en este contexto con la importancia de las vidas de los pollos y las vacas si no es una falta de respeto, ya me diréis qué es. Estamos de acuerdo en que los pollos y las vacas sufren y mueren a manos de las personas, pero el objetivo (con todos sus peros y nos guste más o menos) es el alimento, no el odio o la indiferencia o la necesidad de que exista «un otro». Si no somos capaces de ver eso, ya no sé.

La frase de Alice Walker. Se hace mucho en redes sociales lo de atribuir textos a falsos autores. La moda en algunas publicaciones veganas es echar el discursito de marras y rematarlo con «Los animales del mundo existen por sus propias razones. No fueron creados para los seres humanos como tampoco lo fueron los negros para los blancos o las mujeres para los hombres.» firmado por Alice Walker, como si ella hubiera escrito todo el texto. Pues no. Solo esa última frase es suya, pero está sacada de contexto. En 1988 se escribió un libro titulado «The dreaded comparision», y Alice Walker escribe esta frase en el prólogo. Esto no significa que la idea sea suya, sino que resume en pocas palabras el argumento principal en el que se basa el libro. Es un libro descatalogado que básicamente defiende esta comparación. Aunque por lo poco que he conseguido leer por ahí, precisamente lo que la autora utiliza para defender su argumento, a mí me parece que claramente defiende el mío. De ahí que la moraleja es que todo depende del punto desde el que se mire, y si un grupo al que no perteneces te dice que se siente ofendido, hazle caso: igual tú no lo entiendes por el simple hecho de no pertenecer a él.

Siempre es efectivo que una mujer negra (ganadora de un premio Pulitzer, además), justifique un argumento claramente racista para que otros puedan decir que no lo es. Es como cuando VOX niega su machismo y su racismo porque hay mujeres y algún qué otro negro en sus filas. De todas formas, que una persona negra defienda una idea, no significa que el resto debamos hacerlo también, porque resulta que no somos un todo y cada una tiene su opinión. Y de hecho, la opinión global ha cambiado mucho desde 1988, en todos los sentidos. Así que si avanzamos como sociedad, no volvamos a caer en conceptos del pasado porque nos llegan ahora cuando en el país de origen ya han pasado de moda. De hecho, las imágenes arriba mostradas acabaron siendo borradas de sus cuentas. Por algo será.

Y por último, la amistad o el cariño que sientas por una persona debería estar por encima de las etiquetas. No digo que me des la razón o que dejes de pensar como piensas, pero si alguien te dice que tus palabras le ofenden, lo considerado es dejar de utilizarlas y justificarlas. Cuando fuera del contexto vegano te proclamas antirracista y aplaudes las publicaciones que te hacen reflexionar y deconstruir tu privilegio blanco, pero luego la etiqueta que tú misma te pones no te permite ver más allá, tu veganismo se convierte en sectario, tu pensamiento individual se diluye y antepones ser vegana a ser persona.


Nebetawy

Educadora y cuidadora no remunerada, instructora de yoga y cantante.

Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!

15 comentarios

  1. entiendo el feminismo como la renuncia a los privilegios, no de hombre sobre la mujer, ni de blanco sobre negro. sino de LOS PRIVILEGIOS respecto a quien no los tenga. me apena tremendamente leer ese texto. entiendo que sigue habiendo colectivos que no merecen derechos (en esto caso los animales), según vuestro enfoque. os recomiendo, si os interesa abrir la mente, leer algo sobre interseccionalismo.

    salut.

    • El texto de Noemí es maravilloso. La interseccionalidad la creó una mujer negra. No está bien mezclar las cosas. Los negros a éstas alturas aún estamos luchando por nuestra propia humanidad. Un saludo.

      • lo creó una mujer negra, por lo tanto os apropiáis del concepto? ejemplar 🙂
        estoy de acuerdo con la autoría, pero ella mismo estableció muchos ejes y uno de ellos es los privilegios como ser humano respecto a los animales. lo propio es tener presente el conjunto de la interseccionalidad, no sólo la que privilegia a unas.
        al menos podrías haberme hablado de prioridades, de empezar por unos colectivos y acabar con otros, pero ni por asomo. me sorprende. saludos.

      • A mi me parece que quien no ha entendido nada eres tú (Yo misma, que no es Oximoron pero suena peor) y me temo que la autora del artículo.
        Hace 200 años se consideraba normal esclavizar a personas raptadas en Africa (y se intentaba justificar con textos presuntamente científicos donde se les ponia al nivel de los animales porque usar animales si era aprobado, y sigue siendolo,por casi todos, especismo se llama:un pensamiento que olvida que los humanos somos animales tambien y solo por eso nos da privilegios sobre otras especies, y de paso permiso para explotarlas), como hace 1000 años esclavizar a los pueblos conquistados era lo lógico y hoy se considera «normal y lógico» «esclavizar y usar» animales, y en muchos paises esclavizar mujeres y hasta hacerles la Ablación.
        El contexto geográfico y/o historico es determinante y ese es el problema, que parece que la autora no ha superado influida por traumas propios, que en una cosa tiene razón, yo ,como blanca, no entiendo,o cuanto menos no siento. Lo que el meme nos cuenta es que lo que antes o ahora nos parece normal llegara un momento que deje de parecerlo, y nada lo justificara, tan simple como eso. Darnos una patada de realidad es lo que busca, ofender nuestra ignorancia como humanos con respecto a otras especies y recordarnos que era la misma que tenia la sociedad del siglo XVIII con respeto a la raza negra. Que la intención final de la violación, abuso y asesinato de otras especies sea la alimentación no justifica nada, no al menos en la sociedad occidental donde tenemos otras formas variadas de conseguir alimento, no necesariamente más inaccesibles(no es necesario recurrir a procesados, las legumbres, verduras y cerales no son más caros y la B12 más que barata), y cuando ya la ciencia y la experiencia han demostrado que no es necesario ingerir alimentos de procedencia animal para estar saludable. Al final no hay más explicación para el esclavismo de humanos hace dos siglos que la misma con que se justifica el esclavismo de animales en nuestra sociedad occidental (reitero esto porque no es que el veganismo sea cosa de blancos ricos occidentales, sino porque es en nuestra sociedad occidental donde no hay justificacion posible para la alimentacion basada en productos animales) que los intereses económicos de determinados estratos sociales.
        Si no somos capaces de desprendernos de nuestro antropocentrismo, etnocentrismo o egocentrismo para ver de forma global los problemas y las injusticias que se cometen en y con el planeta tierra y sus habitantes, en unos años, más bien pocos, más bien un suspiro en terminos cósmicos, veremos la destrucción de todo atisbo de vida y quiza entonces nos dejemos de demagogia y sensibilidades ofendidas y entendamos de verdad lo que es la interseccionalidad y como no debe limitarse a humanos.
        Privilegios y opresión deberián ser los objetivos a eliminar, entiendo que se puede hablar de prioridades pero no de diferencias, creo firmemente que la meta es la eliminación de las injusticias y el respeto a la vida en todas sus formas, que esta claro que la naturaleza se rige en terminos de vida y muerte y pretender que esto sea el país dela arco iris es una utopía, pero poner unos derechos sobre otros no deberia ser legitimado por privilegios de especie, raza, genero o status, que es lo que critica y al tiempo defiende la autora, en un texto que en muchas ocasiones es dificil de comprender para el lector, y no, no me falta compresión lectora, solo creo que ella esta extrapolando razonamientos propios personales y/o de grupo a los que no da base suficiente para que los que no estamos en su piel lo entendamos, más alla de que se trata de sentimientos que no tenemos o no entendemos y asi nos lo reitera, porque no somos ella ni pertenecemos a su grupo…

  2. Muy acertado este artículo.
    El veganismo, como muchas otras ideologías, no quita el racismo o sexismo de sus miembros. Más bien, las personas veganas racista-sexistas inconscientemente (o consciente) realizan acciones en beneficio animal y al mismo tiempo trivializan el movimiento negro feminista, llegando hasta el punto de compararte literalmente con un animal, sin tener en cuenta la manera cómo estas dos especies se han erguido a lo largo de la historia.

  3. Hola, soy blanca y soy vegana . Mi hija pequeña es negra y va camino de ser vegana también ( vegetariana de momento hasta que ella decida sus próximos pasos ) y hay millones de veganos no solo negros , sino asiáticos y de todas procedencias, ya que lógicamente el veganismo no es patrimonio de nadie.
    Yo en particular no hago la comparación de la viñeta, ni otros muchísimos veganos porque es un tema especialmente sensible y con todos los motivos del mundo, pero sinceramente- y es mi opinión- no creo que estén enviando el mensaje que tu has entendido.
    Lo que si se puede comparar perfectamente es la explotación animal con el esclavismo , porque los animales destinados a nuestro consumo son nuestros esclavos.Los hacemos nacer violándolos para que se reproduzcan continuamente, les modificamos geneticamente por ejemplo atrofiando sus patas calculando que a los 5 meses ya van al matadero y así se mueven menos… Resumiendo, les hacemos vivir en condiciones horribles muriendo de la misma manera para nuestro placer momentáneo; que dura lo que dura una digestión hasta que se va por la tubería del WC, porque simplemente nos consideramos superiores a ellos. Pues si eso no es esclavismo y supremacía, no se como se llama .
    Acerca de los animales llamados domésticos, lo normal es castrarlos, simplemente para evitar nacimientos no deseados que acaben asesinados, tirados en las cuentas, o esperando su eutanasia en una perrera inmunda. Pero para eso hay que ser consciente de lo que supone el maltrato y abandono animal.Somos muchos los que adoptamos animales que han sido el capricho de otros, y no son nuestros esclavos sino nuestros compañeros.
    La esencia del veganismo es el antiespecismo, la antisupremacia .
    Soy consciente de que es difícil de entender para un/a persona carnista.
    Curioso, nunca un movimiento pacifista y de respeto por todos los seres vivos encontró tantos detractores y criticos. Ya estamos al nivel de los fachas, de hecho nos comparáis con ellos.
    Y ahora encima de» veganazis, chiflados, raquíticos , que si te resfrías es que porque eres vegano/a , que si se te disloca el hombro o te sale una hemorroide también, asesinos exterminadores de plantas que también sienten, que os creéis mejor que los demás, freakies , debe ser complicadisimo vivir con un vegano/a», ahora somos racistas, vaya . Picar tanto es indicio de ir por la buena senda.
    Y el/la que no tenga smartphone hecho con coltan, que tire la primera piedra…

    • Hola Victoria. Curiosamente lo primero que dices es lo primero que digo yo en mi texto, por eso quise dejarlo bien claro desde el principio. La comparación es excluyente y tu comentario lo corrobora. Por eso enlazo algunas webs de autoras afroveganas, porque existen y deben crear sus propios espacios al sentirse excluídas del veganismo mainstream. Un poco lo que pasa con el feminismo mainstream y las mujeres racializadas que no nos sentimos representadas por él, dando lugar a espacios como esta casa, que si no nos hubiera abierto la puerta a ambas no estaríamos aquí debatiendo.

      Yo no soy muy de contar mi vida, pero ya que me cuentas la tuya, te diré que yo me hice vegetariana en los 90 y leí unos cuantos libros al respecto, no me nutría solo de memes y publicaciones rápidas, sesgadas y reaccionarias para elaborar mi conciencia. Y de hecho, mi opción alimenticia durante 20 años ha salvado más vidas que algunas personas veganas de última hora, por mucha superioridad moral que crean tener. No estoy hablando de si los animales merecen respeto o tienen derecho a la vida, porque eso ya lo doy por hecho y esa lección ya me la sé. Te invito a leer el texto de nuevo, o si te da pereza, quedarte con una frase muy simple: “La moraleja es que todo depende del punto desde el que se mire, y si un grupo al que no perteneces te dice que se siente ofendido, hazle caso: igual tú no lo entiendes por el simple hecho de no pertenecer a él.” A partir de ahí es darle vueltas a todo porque sí. “Que pique es ir por buena senda, dices”. Pero que no es el veganismo lo que pica, sino el racismo encerrado en algunas, y remarco algunas publicaciones. En serio, tu comentario solo indica que no has entendido nada o que has leído en diagonal. Si nos ponemos en estas, también ha “picado” mi texto cuando te has tomado la molestia de escribir un comentario tan largo.

      Por último, tengo un smartphone hecho con coltán, pero la cuestión es que con este texto no he tirado ninguna piedra, solo trato de esquivar las que me vienen. Ahora bien: existe un mundo de opciones entre comprarse un smartphone cada vez que sale una chorrada nueva, y vivir sin teléfono, porque estamos de acuerdo en que en la sociedad que nos ha tocado vivir es casi imposible. Pero yo no los compro, los mendigo de familiares y amigas cuando se los cambian. Y lo más importante, no voy por ahí atacando a todo el que tiene móvil como si fuera el demonio.

  4. Hola, Nebetawy,
    gracias por lo que has compartido en el artículo, da para pensar y cuestionarse mucho. ¿Podrías desarrollar un poco más la idea de este párrafo: «Estamos de acuerdo en que los pollos y las vacas sufren y mueren a manos de las personas, pero el objetivo (con todos sus peros y nos guste más o menos) es el alimento, no el odio o la indiferencia o la necesidad de que exista «un otro».» Poco o nada que pueda (deba) decir sobre lo demás, excepto escuchar atentamente, pero sí que es cierto que lo que yo entiendo ahí me ha despistado un poco. Mil gracias,
    Germán.

    • Hola Germán. Dicho de otra forma, sabemos que los animales sufren y mueren pero el objetivo en la mayoría de los casos es el alimento (sin entrar en el «deporte» o la «cultura», cosa que no aprobaría ni defendería jamás). Podemos estar más o menos de acuerdo en comer animales o no, podemos estar más o menos de acuerdo en las prácticas de explotación animal para consumo, pero en principio no es una cuestión de odio. En cambio, con los seres humanos, el daño es gratuito. De hecho en humanos lo de las razas es un invento para dividir, jerarquizar, establecer un orden en el que unos son superiores a otros (a eso me refiero con la necesidad de que exista «un otro»). Existe diferencia de raza, por ejemplo, entre un chihuahua y un pastor alemán, porque sus características físicas y de comportamiento varían de una raza a otra mientras ambos siguen siendo perros. Las personas somos solo personas, física y mentalmente iguales sea cual sea el color.

  5. Siento que te pongas a la defensiva, esta claro que tu tampoco me entiendes a mi . Creo que si te picaste, porque vas tirando puyitas a boleo sin conocer el trasfondo.Sinceramente creo que estas copiando el modelo y los artículos gringos con respecto a esta polémica que parece que tienen allá sobre el veganismo blanco – pijo – racista. No se como estará allí la cosa pero aquí los veganos somos bastante normalitos y vamos a nuestro rollo sin meternos con nadie , así que aquí lo dejo porque he de ahorrar energía para acumular mas vit B 12 .
    Me quedo con las palabras de Martin Luther King Martin y con su viuda y su hijo, coherentes con su filosofía de la no violencia, y por tanto veganos ( no vegetarianos, que también participan de la explotación animal) : “Un día será palpable lo absurdo de la creencia humana, casi universal, en esclavizar otros animales. Habremos entonces descubierto nuestra alma y seremos dignos de compartir este planeta con ellos.» Peace and love.

    • Suscribo sin peros los comentarios de Vitoria, ambos. La interpretación del meme como racista es una opinión. Para mi, lo que nos recuerda es que el especismo y el racismo son actitudes similares, quien no lo ve así es porque esta poniendo un problema sobre otro, y una cosa es establecer una prioridad, otra determinar que una cosa es más que otra. Que entre los veganos haya gente que se cree superior, que es racista o machista, solo nos recuerda lo incoherente que puede llegar a ser el ser humano, pero estas contradicciones afectan a todos los movimientos sociales , desgraciadamente sin excepción y no por ello se descalifica lo bueno de cada lucha. Saludos

  6. jajajajajaja ahora los negros deberán sentirse culpables por creer que su vida vale mas que la de los cerdos -.- ………….. yo creo que se puede entender la mentalidad de todo el mundo pero hay posturas que no se pueden tachar menos que inmorales. Y ya no es solo porque sea inmoral per se sino que se utiliza a un colectivo especialmente ofendido para ejemplificar su egoista e incoherente postura. Por que no dicen que la vida de sus hijos o de sus espos@s valen menos que la de un cerdo?. Porque elegir precisamente a los negros?. Es que hasta hace poco se pensase que los negros eran bestias hace mas facil esa comparacion tan ……… inmoral?. Por favor.

    Así se piense algo algunas veces ejemplificarlo y escupirlo no resulta buena idea.

  7. Gente blanca que comenta: Salvo el par de renglones claramente especistas (negar la otrificación de los demás animales y minusvalorar el especismo, cayendo en lo que se critica – comparar -, pero a la inversa) todo lo demás no es especista y lo reivindican también veganes negres. Y como en tanto blanques aquí deberíamos venir a aprender antirracismo, todo salvo ese par de renglones es lo que importa en esta ocasión. El antirracismo importa y es necesario que se atienda cuando se está tematizando específicamente. Desviar en esta ocasión hacia el especismo es no hacernos cargo del deber nuestro de al menos no seguir reforzando racismo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.