Tu nombre

Tu nombre
Foto marieclaire.com

Una vez leí que no existe sonido más dulce para una persona que la de su nombre. El nombre define y presenta al individuo ante el mundo y ante sí mismo. Cuando alguien se pregunta “¿quién soy?” la primera respuesta será el propio nombre. Un nombre es un regalo, una herencia de nuestros padres, abuelos y antepasados. Aquél que no tiene nombre no tiene yo; y el que tiene demasiados, está condenado a perderse. Hay personas que llevan su nombre con orgullo y toman de él su fuerza. Y personas que huyen de él.

Un nombre no es algo que debas tomarte a la ligera.

Mi nombre es una mezcla. Mis apellidos son Faye Ruiz, son el punto de encuentro entre dos culturas que mis padres construyeron. Hasta hace poco, no le había dado el respeto que merecía. Mi primer apellido se pronuncia (Fay, la e es muda) pero desde que tengo memoria he oido a todo el mundo pronunciarlo o escribirlo como Fayé, Fayet, Faya, Fayí… Nunca le había importancia, me ocurría desde pequeña, así que era un hecho que ya había normalizado. “Tengo un nombre raro y a la gente le cuesta.” Ya en el colegio, me había acostumbrado a pronunciarlo como los demás para ponérselo fácil. Para no molestar.

Viajar y vivir fuera de España fue una revelación personal en muchos aspectos. Viajar y conocer gente tan distinta y de tantos lugares me ha convertido en la persona que soy. Me fui de Erasmus con 21 años y, por primera vez en mi vida, estuve rodeada de personas que me veían a mí antes que mi color de piel. Si alguien me preguntaba, con decir que soy española bastaba, no necesitaba explicar por qué soy negra. El zumbido incesante de estereotipos y comentarios racistas se apagó por primera vez. Me movía en un círculo de estudiantes internacionales donde nuestras semejanzas tenían más peso que aquello que nos hacía diferentes. Y donde todo el mundo, casi sin excepción, me preguntaba cómo se pronunciaba mi nombre para decirlo bien. Nunca me había pasado en España.

Espero que vosotras no hayáis tardado tanto como yo en daros cuenta. Exigid que vuestros nombres se digan bien. Aunque muchos lo vean como una tontería o una pérdida de tiempo. Porque vuestro nombre sois vosotras. Y vosotras no sois nada de eso.

 

 

Versión 2Desirée Faye Ruiz
Graduada en Lenguas Modernas y sus Literaturas.
Estudiante de japonés.
Blog: http://desideno.blogspot.com

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.