Racismos cotidianos

Racismos cotidianos
Victoria Reese por Joseph Gray. Revista Everyday Health

Salgo de casa, es temprano y tengo ganas de pocas tonterías. Entro en una cafetería de mi barrio. El camarero, que apenas conozco, me da conversación e intenta ser simpático:

Tengo muchos amigos negros, casi se puede decir que me siento  negro. Me encanta la música negra.

Me marcho. Ya me han fastidiado la mañana. Llego muy tarde al trabajo. Tendré que llamar a un Taxi. Para darme tema de conversación:

-Que bien hablas español. ¿De dónde eres?

-Soy española, he nacido en Granada.

La conversación termina ahí. Cuando alguien me dice que hablo bien español y me pregunta de donde soy, lo que insinúa es que los negros son estúpidos y además que no hay negros españoles.

Ya en el trabajo, primer café de la mañana. El pesado que hace semanas que intenta ligar conmigo:

-No tienes nariz de persona de color. ¿Eres mulata no? No suelen verse negras tan bonitas.

-¿Insinúas que mi piel negra equivale a ser fea, y que ser blanco es ser guapo? Pues en tu caso esa regla no funciona.

Hora de comer. Me voy al restaurante de al lado. Una nueva compañera que ha venido a comer conmigo:

-¿De dónde es tu familia?

-De Granada

-No pero me refiero de donde han venido.

-De Granada, Andalucía.

-Ya me entiendes. ¿De que país de África?

-De un país llamado Colombia. De América. A mis antepasados los llevaron allí los tuyos. Con cadenas.

Está visto que hoy no es mi día.

Vuelvo en el Metro. Unas adolescentes no paran de mirar mi cabello. Una me dice:

-¿Tu pelo es,… tan raro! ¿Puedo tocarlo?

Miro con cara de enfado ¡pero lo toca! Estoy alucinando.

-¡Que rizos! Es tan suave. Nunca lo hubiera pensado. Parece…

-No lo digas. Tienes tu mano en mi cabello. Por favor estás invadiendo mi espacio.

-No hace falta ponerse así. Tenía curiosidad (risitas estúpidas)

-Cuando tocas mi cabello me estás diciendo que es exótico y no es normal. Es como acariciar a un animal. Es simplemente deshumanizante.

No exagero, no miento, no me hago la víctima. Estos puede ser los comentarios de un día cualquiera en la vida de una mujer negra en este país. Y me quedo corta. No he puesto miradas, sesgos, sospechas y mucho más.

¿Las razones? Una solo, el racismo.


Elvira Swartch Lorenzo

Elvira Swartch Lorenzo

Colaboradora habitual en Afroféminas. He trabajado de todo. Hija de migrantes afrocolombianos.

Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!

8 comentarios

  1. No son sesgos querida, si no, que alse la mano la mujer negra que con las características que aquí describes no se ha sentido así , abordadas, fastidiadas invadidas por personas “distintas” a nosotras, en verdad a mis 48 años ya no tengo paciencia pero siento pena por estos infelices. Perdón perdí la paciencia.

  2. Genial esto: “De un país llamado Colombia. De América. A mis antepasados los llevaron allí los tuyos. Con cadenas”.

  3. Muy bueno tu relato que parece más bien una minicrónica sobre el racismo español. Si en países latinoamericanos donde el mestizaje nos hizo más tolerantes lo que escribes calza perfectamente… no me quiero ni imaginar lo que suele suceder en España y otros países europeos donde la costumbre de ser blanco camina junto a la cultura de ser superior…

  4. Me encanta. Eso es así siempre. Una amiga muy cercana sufrió mi ira cuando intentó tocarme el pelo, nunca más ha vuelto a tocarme el pelo y desde entonces dice que tengo muy mala hostia. Le dí un manotazo con marca incluida y es que a veces no puedes evitarlo porque 24horas los 365 días del año es insufrible. Parece que este país evoluciona, lentamente y yo hace tiempo que no me encuentro con energúmenos de semejante calibre. de todos modos debemos asumir que normalmente racismo e incultura y/o analfabetismo suelen ir de la mano. No?

  5. Sorry to reply in english, my spanish is really poor. Just to introduce me quickly I’m a Martiniquan who used to live in France and now live in New Zealand. I really like your post, because I can fully relate to this kind of events too. But one thing, I do not agree with you even if I had the same statement as you: It is not racism, it is simply and utterly just IGNORANCE. Stupidity but also free badness (la maldad gratuita).

    We really need to see that we are a unique race, and need to start by us “black people” to make understand that it is illiteracy.

    As you have shown these people who you interact with, are ALL IGNORANT, and you had to educate them, to open their eyes. I think by these negative experiences you demonstrate the positive impact you can bring.

    I found by looking at them straight in their eyes and bring some piece of knowledge in their little brain, they will remember the chat for a long time! 😀
    xx

Responder a afromamdiezpuntocero Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.