Querida joven negra

a look

Por ser tú, sé que eres fuerte. Después de miradas atacantes, expectativas imposibles, reflejos convertidos en tóxicos, sé que eres fuerte. Pero puede que a veces no te acuerdes y necesites que te refresquen la memoria, así que ahí va:

 

  1. No eres sucia. El sol te eligió a ti y quiso hacerte suya.
  2. De cada comparación que han hecho con tus inocentes rizos, nunca te dijeron que se encogían porque no soportaban el peso de tanta belleza. Que ellos solos decidieron retar la gravedad, que son rebeldes y difíciles de influenciar como tú.
  3. Y esas curvas o esas piernas largas no tienen nada en ellas que se puedan juzgar sin prejuicios ni odio irracional. Excepto el hecho de que son el vehículo de un alma llena de vida que nunca morirá.
  4. Tu ancha nariz y tus labios gruesos, tan pronto objeto de burla como de deseo, son un complemento más de tu gran legado. Ninguno de esos que hablaron deciden el grado de tu belleza, o el valor de tus raíces. Ni sus bromas ni sus comentarios hirientes viajan con la verdad, sólo la ignorancia los abraza. Así que cierra los ojos, respira hondo y no dejes que abran tus cicatrices.
  5. Vales lo mismo que cualquier otro humano y nunca olvides que tu melanina es un regalo.

Querida joven negra, en un mundo en el que la historia fue en contra, la cultura rechaza, y el mundo te enseño a odiar quien eres, el mayor acto de rebeldía es amarte a ti misma.

 

 

Karina Soro

Karina Soro

Joven poetisa urbana

Zaragoza. España

 

7 comentarios

  1. Ohh😀 Increíble , necesitaba escuchar esto. Me encanta . Gracias por describirse , recordarme de donde vengo y lo que valgo porque a veces se me olvida . Gracias . Besos a todas afrofeminas.

  2. Precioso! Se lo tengo que leer a mi hermana algún día, macho.
    Somos hermosas y que nadie nos haga pensar lo contrario.
    Asè y muchas gracias, Karina!

  3. Estoy haaarrrrta de ser negra, mejor dicho, me gusta mi color de piel, lo q no soporto es q sea una piel tan sensible. no aguanta nada, que hospeda manchas y cicatrices. Me fastidia mi pelo tan duro, me pesa la cabeza como si tuviese una piedra y taaanto q debo gastar en dinero y tiempo para que se vea bien. No puedo disfrutar de la relajación de la vida. Sólo me pongo a pensar si de verdad el objetivo de Dios era q fuésemos por siempre esclavos.

Responder a Gnosis Rivera Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.